Vivienda: un tema pendiente


A varios días del acampe de integrantes de villas de la Ciudad en la Plaza de la República, frente al Obelisco porteño, la investigadora del Conicet, María Cravino, evaluó que la situación habitacional de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires es gravísima, y criticó al Gobierno de Mauricio Macri por no llevar adelante mayores y mejores planes de vivienda para los habitantes de barrios de emergencia. La situación empeoró desde el último 24 de febrero, cuando un grupo de personas tomó un predio lindero a la Villa 20, en Lugano, y se encuentran construyendo casillas precarias.
“El acampe sobre la avenida 9 de julio pone en vista de todos la situación habitacional y las falencias de los proyectos del PRO en la Ciudad de Buenos Aires. Hay política en las villas, pero el macrismo no toca lo estructural. Hay una fuerte demanda de vivienda por crecimiento demográfico y eso no es atendido. Actualmente las políticas se centran en el espacio público”, manfiestóCravino, en diálogo con el programa Sentido Común, de la radio Frecuencia Zero.
Además, la investigadora del Conicet sostuvo que “las condiciones habitacionales de los habitantes de las villas son pésimas”, y criticó que “no se atienden las condiciones habitacionales que son muy graves y muy importantes:hay problemáticas en torno a la salubridad, al higiene, pero también a la urbanización, porque el hacinamiento es tremendo, hay familias que viven en un cuarto de 9 metros cuadrados sin baño ni agua potable. No hay una política de resolución pronta ante las condiciones en que viven demasiadas personas en el ámbito de la Capital Federal”.
Cravino además comentó que en los últimos años se producen nuevas ocupaciones de predios aparentemente vacíos“porque mucha gente no puede resolver su situación habitacional. No hay agua, ni controles en torno al lugar donde viven. Darles un título de propiedad sin resolver su situación de fondo no resuelve nada, y los deja en un estado de indefensión muy grande. No se construye ninguna vivienda nueva para la gente de las villas, sólo los que las justicia obliga a relocalizar por los trabajos de remediación en elRiachuelo son beneficiados. Los inquilinos necesitan una vivienda nueva porque su situación también es muy grave”, puntualizó la socióloga.
“Hay una Ley marco de 1998, que establecía urbanizar a todas las villas porteñas. Lo que hace cada villa es tratar de tener una Ley propia para que se urbanicen sus barrios. A pesar de que se sancionan con unanimidad, no se aplican y no se avanzan con las obras. Hay un montón de leyes que no se cumplen. Algunos legisladores buscaban que se aplique la ley más importante, la 148, del 98, para que intervenga la Ciudad”, indicó Cravino en contacto con la radio Frecuencia Zero.
Por último, la investigadora concluyó en que “hay villas en las que el Gobierno de la Ciudad no hace absolutamente nada porque espera que se disuelvan, desalojando. Ojalá se pueda resolver en algún momento la situación de fondo de los habitantes de las villas, sin dar paliativos, ni tapar baches. Hay una deuda muy fuerte de la Ciudad de Buenos Aires para con ellos”.