Vendedores ambulantes de Once: “La pandemia arrasa con nuestra salud y nuestras fuentes de trabajo”

Se agrupan en torno a una olla solidaria que da asistencia a un centenar de personas. “Que nunca más a un vendedor se le arrebate la vida”, dijeron ante la imputación de un funcionario porteño por la muerte de Beatriz Mechato Flores.

El Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) vuelve al estadio de calles vacías, persianas bajas y patrullaje intenso. Es como en marzo, dicen, pero lo cierto es que, a más de 100 días de iniciado el confinamiento, las reglas se repiten pero el panorama es distinto, acentuado por la emergencia económica y el miedo al colapso sanitario. Balvanera es nodo de transporte por la cabecera ferroviaria Once. En su periferia durante la cuarentena permanecieron los manteros y vendedores ambulantes, pero en el sector se alerta por una situación dramática. 

La presencia de puesteros en las calles es un largo debate en el barrio, que genera posturas de todo tipo. Lo concreto es que ni siquiera durante el periodo de aislamiento social obligatorio muchos pudieron permanecer en sus hogares debido a la informalidad de sus labores. Esta situación de vulnerabilidad los expuso en estas semanas a posibles contagios, pero también a hechos de violencia institucional.

“La pandemia arrasa con nuestra salud y nuestras fuentes de trabajo”, resumen desde la entidad Vendedores Ambulantes Independientes de Once (VAIO). Sus referentes contaron a este medio que están organizándose en torno a una olla popular junto a integrantes del Movimiento de Trabajadores Excluidos UTEP (MTE). Los miércoles y viernes desde el mediodía se desarrolla en Alsina 2163, con las medidas de bioseguridad correspondientes (uso de tapabocas y distancia social). 

En un comunicado público, desde VAIO manifestaron: “Como ya es de saber muchos de nuestros compañeros vendedores ambulantes de Once estamos pasando momentos muy críticos en nuestros hogares ya que llevamos 100 días sin poder trabajar ya que nuestro trabajo ha sido totalmente paralizado por el tema Covid-19 y de la cuarentena”.

“Es por ello gracias a la lucha y organización nuestra agrupación da bolsos de víveres a los compañeros vendedores ambulantes para poder aunque sea cubrir un plato de comida para su familia hoy se viene trabajando coordinando de esta manera por grupos ya que nuestra agrupación cuenta con más de 100 compañeros”.

“Siempre respetando las órdenes del gobierno central de mantener el metro y medio de distancia y el uso de barbijos en los próximos días serán llamados un nuevo grupo de compañeros/as para retirar sus víveres gracias a nuestros colaboradores y nuestra referente Luzmery Villanueva”.

También comunicaron: “Antes de juzgar a las personas porque salen a trabajar en esta cuarentena. Mira esta imagen No todos corremos con la misma suerte de tener un plato de comida en nuestras mesas, otros tienen que salir a ganarse el pan del día, por más cansados que estén, por más sueño que tengan. Todos sabemos y entendemos que en este tiempo tenemos que cuidarnos y protegernos pero los gobiernos no entienden que hay personas que tienen que llevar alimentos a sus familias todos los días. Los vendedores ambulantes de once que trabajamos el día a día que salimos todos los días para poder trabajar ya que si no lo hacemos nuestros hijos no comen no llevamos un pan a la mesa”. 

En cuanto a violencia institucional, durante el aislamiento no hubo hechos de gravedad, sí aumento de presencia policial. Sin embargo, a pocos días de iniciarse el confinamiento se produjo una muerte en la vía pública, uno de los hechos más graves en el último tiempo.

Como se informó, Beatriz Mechato Flores, jubilada de 75 años, vendía medias de forma ambulante en Once. El 13 de marzo hubo un operativo de la Policía de la Ciudad y la Agencia Gubernamental de Control (AGC). Ella huyó de los uniformados para no perder su mercadería. Fue atropellada sobre Pueyrredón, a la altura de Sarmiento. Por las heridas sufridas murió días más tarde en el Hospital Ramos Mejía (México y Urquiza).

Sobre este asunto hubo novedades judiciales en los últimos días. El inspector de la Dirección General de Fiscalización del Espacio Público porteño, Alejandro Cohen, fue imputado por la muerte de Beatriz.

La decisión fue tomada por el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nº 48. El juez Javier Sánchez Sarmiento concluyó, en su resolución de dos hojas: “Considero que corresponde imputar al nombrado en el hecho aquí investigado” y pidió que la Cámara Electoral informe el último domicilio registrado por Cohen.

Al respecto, desde VAIO expusieron: “Los vendedores ambulantes venimos aguantando violencia, discriminación y represión sólo por defender nuestro trabajo. Pero no vamos a aguantar que se utilice la muerte de nuestros compañeros para hacer política ni para generar más violencia. Estamos atravesando la crisis más dura de los últimos años. La pandemia arrasa con nuestra salud y nuestras fuentes de trabajo. La unidad y la solidaridad que practicamos los vendedores ambulantes son el camino para conquistar los derechos que nos fueron arrebatados”. 

“En memoria de nuestra compañera Beatriz Mechato Flores nos encontramos más organizados que nunca y peleando para que nunca más a un vendedor se le arrebate la vida trabajando en la calle”, concluyeron.