Vecinos de la Comuna 3 denuncian censura en las reuniones con autoridades de la Ciudad

Una reunión para no escuchar. La Red de Vecinos manzana 66 denuncia censura en las reuniones convocadas por el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta.

Desde la Red de Vecinos Manzana 66 aseguran que, a pesar de haberse anotado en las listas de oradores, no les dieron la palabra en la última reunión con Horacio Rodríguez Larreta.

El viernes 31 de enero se llevó a cabo un encuentro entre los residentes de San Cristóbal y Balvanera (Comuna 3) y el jefe de Gobierno, junto a parte de su gabinete. Entre los temas discutidos se encontraron el arreglo de veredas, los corsos porteños y la inseguridad.

Quienes no pudieron comentar su problemática fueron los integrantes de Manzana 66. Acusaron a los funcionarios de hablar “lo que ellos quisieron”, para evitar dialogar acerca del “Polo Falopero”, donde hay un alto nivel de narcotráfico, y del traslado del Jardín Ramos Mejía.

Alberto Aguilera, uno de los miembros de la agrupación, le comentó a Abran Paso que llegó a las 17:30 al lugar de reunión, se anotó en la lista para hablar y esperó su turno. Sin embargo, el encuentro terminó y no pudo plantear el tema. Si bien el argumento de los asesores que se encontraban en el recinto fue que había mucha gente inscrita y no alcanzó el tiempo, el vecino aseguró que ya los tienen “marcados”, y que hay puntos sobre los que el mandatario no quiere hablar.

En sus redes sociales, Aguilera, quien enfatiza que es la tercera vez al hilo que no le permiten tomar la palabra, publicó: “Fuimos 45 minutos antes para ser de los primeros, pero claramente no nos dejan preguntar ¿por qué nos mintieron con el Jardín en la Manzana 66? ¿Por qué protegen a los narcotraficantes en Balvanera? ¿Van a hacer algo contra el Polo Falopero de Horacio?”, a la vez que reafirmó que de todos modos va a seguir asistiendo a las asambleas porque a las autoridades “no les gusta nada que le lleven carteles y que les hagan quilombo”.

También explicó que querían proponer que se mantenga el jardín del Ramos sólo para los trabajadores y que las vacantes de los vecinos sean aceptadas en el colegio de Manzana 66. Solo dos personas pudieron hablar sobre la Escuela Infantil Nº 6: el delegado Claudio Gómez y una madre, Alejandra Sánchez, quienes, según Alberto, cuando se anotaron en la lista expresaron que la temática sobre la que iban a hablar eran las veredas. El primero manifestó que era terrible dejar a los trabajadores del hospital sin jardín maternal y que a pesar de que construyeron otro espacio a seis cuadras, a las madres que vayan a amamantar no les cubre la ART en caso de que se accidenten en el camino.

Y agregó: “No sé cuál es el impedimento para que siga funcionando, porque lo hace hace más de 30 años, sin ningún tipo de contagio ni nada por el estilo, porque la entrada del jardín está por el lado de la calle Venezuela”. Por su parte, Alejandra destacó que es muy importante que haya más vacantes en los primeros años de vida, y que es necesario que las políticas educativas tengan en cuenta la opinión de la comunidad, los docentes y las madres trabajadoras, a la vez que recordó que no fueron convocados a la mesa de diálogo que habían acordado con el GCBA.