Vecinos de Balvanera solicitan presencia policial en los alrededores del Konex

Advierten un aumento del delito organizado en el barrio y denuncian que las reformas en las comisarías de la Ciudad bajó la cantidad de efectivos policiales en la zona.

Durante un tiempo existió presencia policial en la zona del Abastó. Las calles más próxima a la Ciudad Cultural Konex (Sarmiento 3131) como Jean Jaures, contaba con efectivos que circulaban con frecuencia y eso provocaba una baja considerable en la cantidad de delitos.

En julio pasado se produjo un asesinato en la esquina de Jean Jaures y Valentín Gómez. A partir de esa época se generó un cambio casi permanente que provenía de la Comisaría 9º. “Ahora notamos que con la división en comunas ya no se ve la presencia policial. Eso está cambiando”, afirmó una vecina de la zona.

También denuncian que deambulan personas de “dudosa procedencia”, drogadas y alcoholizadas y existen locales o kioscos que no se sabe a que se dedican. “Evidentemente el barrio es fácil para cualquier tipo de actividades. Yo no quisiera estar hablando de esto”, aclaró preocupada la vecina y, agregó que esta situación “da miedo”.

Hace poco tiempo se desalojó una casa frente al Konex. Mediante un operativo que incluyó cortes de calle, los desalojados fueron un grupo de africanos. Los vecinos se sorprendieron porque, una vez realizado el operativo, no tapearon la vivienda y ahora está ocupada nuevamente por otras personas. “Eso llama la atención, porque lograron que un Juez diera la orden y no tomaron las precauciones necesarias para que la vivienda no se volviera a ocupar, eso es ineficiencia”, destacó.

Otra vecina contó que la zona de las calles Anchorena y Lavalle es “tierra de mucha violencia”, y además “se corre el rumor de que hay venta de drogas”. Las peleas en la zona son frecuentes y los vecinos que viven en esas calles no pueden dormir a la noche por los gritos constantes. Hay una cámara instalada, pero se desconoce si funciona.

“Cuando vengo de noche, el taxi me espera hasta que entre a mi casa porque es muy peligroso”, afirmó otra vecina del barrio.

Todas las personas consultadas no quisieron revelar su identidad. Sienten que la violencia acecha y los vecinos tienen miedo de recibir represalias. El delito instalado en la zona de Balvanera parece tener más poder que los propios vecinos. El Estado, lejos de afrontar el problema, en muchas instancias, pasa a ser parte del mismo.