Vecinas impulsan el Circuito de la Economía Social y Solidaria de la Comuna 3: “Resistencia para repensar nuestra alimentación”

Este lunes 16 de noviembre a las 18 habrá una reunión virtual para vincular distintas experiencias locales de producción, distribución o consumo de alimentos de la agroecología.

El lunes 16 de noviembre a las 18, vecinas de Balvanera y San Cristóbal organizaron una reunión virtual para participar en la creación del Circuito de la Economía Social y Solidaria de la Comuna 3, “conociendo el trabajo y la tarea que vienen desarrollando los Nodos Agroecológicos y les pequeñes productorxs de la comunidad”. Este es el link del encuentro: https://meet.google.com/ncx-wwxh-ywr

En redes sociales empezaron a divulgar este mensaje: “Con mucho trabajo autogestivo y siempre con la convicción de acercar alimentos sanos, seguros, y soberanos a precios justos a más personas. Queremos y deseamos construir autonomía y soberanía alimentaria en nuestra Comuna a través de diferentes acciones que construyan lazos entre quienes proveen los alimentos y quiénes los reciben”. 

“Creemos que la solidaridad es el camino, que en tiempos de crisis la salida es colectiva y que la agricultura familiar agroecológica nos ayuda a transitar ese camino. Les proponemos tener un primer encuentro el 16 de noviembre a las 18hs, para acercarnos entre quienes coordinan los nodos, pequeñes productores y comensales para intercambiar ideas y propuestas que mejoren la calidad de vida de les habitantes de la Comuna 3”, añadieron.

Este medio habló con algunas de las impulsoras del encuentro: Aimé, vecina y una de las responsables del Nodo de la Unión de Trabajadores de la Tierra en San Cristóbal, y también con Eva y Sol, vecinas y consumidoras de alimentos orgánicos de pequeños productores locales y del interior. 

“Convocamos a este encuentro para generar una red en la Comuna 3 para fortalecer estos espacios, para que haya más alimentos circulando, más gente interiorizada. Pensar una economía de cercanía, comercio justo, acortar distancias para acortar costos, pensar lazos comunitarios y complementarios”, señala Aimé.

Las tres cuentan que en el contexto de pandemia empezaron a hablarse, a poner en común ideas sobre calidad alimentaria. Por ejemplo, Sol y Eva conocieron a Aimé yendo a buscar frutas y verduras al Nodo. Luego profundizaron en los debates territoriales.

“Ahí empezamos a interiorizarnos en cuestiones de nuestra Comuna 3, tales como la falta de espacios verdes, la gente que hay en situación vulnerable. San Cristóbal y Balvanera son los primeros barrios que tuvieron mayor cantidad de casos de Covid-19. No es casual, la gente vive en una situación habitacional difícil, hay muchas problemáticas en este territorio”, dice Aimé. 

También destacan el debate vigente por la reforma del Plan Urbano Ambiental (PUA) y las reuniones del Consejo Consultivo Comunal 3, asambleas mensuales de vecinos y fuerzas vivas. 

El Gobierno porteño en 2018 modificó el Código Urbanístico (tejido urbano, áreas patrimoniales, alturas, etc.) y el de Edificación (dentro de los edificios). El PUA es otra de las grandes leyes generales para la CABA. Para eso, Ciudad organizó reuniones virtuales con vecinos de las 15 Comunas. El debate de la Comuna 3 se hará el 25 de noviembre, con inscripción previa. 

Sin embargo, estas vecinas no ven con buenos ojos esas reuniones virtuales. “Es una cuestión marketinera de mostrar un supuesto diálogo, pero la forma en que está diseñado te muestra que no están dispuestos a modificar su proyecto ya pensado, que incluye la venta de tierras públicas en Costa Salguero, por ejemplo. En la última reunión del Consejo Consultivo impulsamos la aprobación de una declaración en contra de este remate. Son acciones concretas, es necesario involucrarse y trabajar en conjunto. Desde ahí poder modificar las cosas con las que no estamos de acuerdo”, señala Eva. 

Por eso, encuentran vital el hecho de encontrarse con el otro con un fin concreto como crear el Circuito de la Economía Social y Solidaria de la Comuna 3.

Por eso, Sol señala: “Acercarme al Nodo me ha generado muchas preguntas sobre alimentación, sobre consumo, sobre muchas cosas. Esta invitación es para hacerse estas mismas preguntas junto a otra gente que está pasando por lo mismo”. 

Por eso se muestra “muy contenta y muy entusiasmada” por la charla que se hará el lunes. “No es casual que se haga en la zona donde estuvo el Abasto Proveedor (antiguo mercado de frutas y verduras que hoy es un centro comercial). Esto que estamos haciendo de reunirnos para hablar en torno a la alimentación es una forma de memoria, de repensar el consumo y la alimentación en esta Comuna. Es una forma de resistencia cultural de cómo volver a pensar el consumo, la producción, el abastecimiento”, agrega.

Eva señala que hace varios años visita ferias de productores independientes: “Comencé en la de Agronomía, que es un clásico, y luego vi cómo conseguir productos los días que la feria no estaba. Está buenísimo que en el último tiempo hayan abierto tantas otras ofertas”.

En broma, pero con criterio concluye: “Las revoluciones que yo puedo hacer son cocinar y guardar semillas. Para mí, qué tipo de arroz compra una persona es un acto político en sí mismo. Por eso es tan importante generar espacios de encuentro. Esto es como tejer en crochet, con pequeños cuadrados primero y luego ir ampliando. Se empieza así y queremos que cada pequeño paso de articulación que se dé tenga acciones directas en estos barrios”.