Una paritaria para los esenciales

Los profesionales de la salud aseguraron que el nivel de descontento es muy alto y que si no se modifica la situación, volverán a movilizarse.

El personal médico de la Ciudad realizó un paro con movilización para exigir mejoras salariales. En diálogo con este medio, Claudia Berrondo, Presidenta de la Asociación de Médicos Municipales filial Hospital de Niños Dr. Ricardo Gutiérrez, afirmó que no descartan realizar más acciones si no les convence el arreglo de paritarias.

También aseguró que el descontento viene desde hace tiempo, ya que se sienten desvalorizados ante la sociedad y los gobiernos, y que eso se nota en los salarios que cobran. “Los ingresos, después de mucho estudio y la residencia, no son buenos sueldos. Las condiciones de trabajo tampoco son las ideales. Y se pusieron muy de manifiesto con la pandemia, viendo que trabajamos hacinados en lugares chicos, poco ventilados, mucha gente que cobra muy poco, gente que trabaja gratis y sigue yendo para mantenerse en el hospital, y finalmente no se hacen las ampliaciones de dotaciones que se piden, no hay la cantidad de profesionales que se necesitan, tampoco de personal no profesional”, manifestó.

En cuanto al balance de la movilización, la calificó como “muy buena” y confirmó que asistió más gente de la que esperaban. Incluso se les unieron los residentes. Por otro lado, si bien apuntó que considera que el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, tiene buenas intenciones para mejorar la situación, se mostró preocupada por la presión que están teniendo los establecimientos para funcionar como antes de la pandemia.

“Hay mucha presión en los hospitales de abrir todo otra vez y trabajar como antes. Y la realidad es que la estructura física no da para eso. Tenemos espacios muy chiquitos, gente superpuesta. Lo mismo con los pacientes, es difícil gestionar para que tengan distancia. Y no veo que se haya avanzado en la informatización de los lugares o que haya aumentado la limpieza”, enfatizó Claudia. 

A esto se le suma la falta de protocolos escritos estandarizados: “Los directores los bajan pero diciendo que cada uno haga lo que pueda, pero que todo tiene que ser como antes. No hay nada escrito, todo es oral. Uno ve que hay protocolos estrictos para los colegios, para los comercios, y no hay uno de cómo abrir la atención en salud. Y si uno se basa en las bases de la pos pandemia, que es distanciamiento, barbijo, protección y limpieza, no estaríamos pudiendo cumplir con ninguno. Eso lo van  a desmentir pero la realidad es que la presión viene de todos lados, y no podemos trabajar como antes, ni en la cantidad ni en la calidad”, explicó.

En este sentido, resaltó que esas deberían ser temáticas expuestas por el gremio ante el Gobierno de la Ciudad, pero que estos no los consultan en ningún momento, sino que sólo les comunican decisiones ya tomadas. Además, denunció que no hay un espacio donde escuchen lo que quiere el personal o los problemas que tienen. 

“Es un sindicato que rara vez hace paro. Creo que éste lo tuvo que hacer porque la semana pasada hubo muchos hospitales que hicieron asamblea y el descontento era tan importante que no cerraron la paritaria y se vieron forzados a hacerlo”, aseveró Berrondo, a la vez que agregó: “Estamos esperando a ver qué pasa ahora y después de esto, si modifican algo el rumbo y nos convence, nos quedamos tranquilos. Pero si no nos sentimos representados con lo que pase, es posible que se haga otra manifestación, algo para mostrar el descontento y que la gente sepa”.

Por último, le dejó un mensaje a la población: “Es importante que no se crea que la pandemia terminó. Sigue habiendo casos y si aflojamos vamos a adelantar esa segunda ola que no creo que podamos evitar. No hay que relajarse. Se comprende que con menos casos se pueda empezar a abrir actividades pero estemos atentos porque no podemos relajarnos, como población ni como equipo de salud, porque es un peligro latente”.

“Peligro latente” que tendría que tener en cuenta las autoridades de la Ciudad dado que efectivamente el cononavirus, si bien a disminuido la cantidad de casos, sigue vigente en todo el país y los trabajadores de la salud son esenciales para abordar la pandemia. Tenemos el antecedente del rebrote que esta ocurriendo en Europa y las medidas extremas que están tomando muchos países para hacer frente a la cantidad de casos que están teniendo, medidas de confinamiento obligatorio a la población para evitar la propagación a mayor cantidad de personas y evitar que colapse el sistema sanitario. Esta realidad pone en evidencia que el personal de salud “no se pueden relajar” en vista a la espera de “la segunda ola de contagios”. Es necesario que los profesionales que ponen el cuerpo, y muchas veces su vida, para atender a las personas afectadas sean escuchados y tengan mejores condiciones laborales y salariales.