Una mujer embarazada terminó internada luego de ser perseguida por la Policía

Una vendedora ambulante embarazada de ocho meses ingresó al Hospital Álvarez con traumatismos a causa una persecución policial.

En un comunicado el Sindicato de Vendedores y Manteros manifiesta que una vendedora ambulante con un estado de embarazo avanzado ingresó al Hospital Álvarez con rotura de bolsa y pérdida de líquido amniótico a causa del hostigamiento de la fuerza policial. Se le debió practicar una cesárea de urgencia y la bebé recién nacida está en estado crítico.

“En los últimos dos años hubo una constante operativo contra los manteros y vendedores ambulantes. En ese contexto, Liliana fue perseguida, a pesar de su notorio estado de gravidez, por decenas de funcionarios policiales y del cuerpo de inspectores, de Espacio Público hasta qué producto de su estado de embarazo avanzado y la violencia estatal desplegada cae al piso, sufriendo contusiones varias”, explicó Omar Guaraz, del sindicato Vendedores Libres a Abran Paso.

Liliana Luna es vendedora en las calles de Flores. El sábado por la mañana, estaba vendiendo chipa en avenida Nazca y Avellaneda cuando llegó personal policial y de Espacio Público de la Ciudad, quienes se dispusieron a confiscarle la mercadería. Luego se seguirla unos 200 metros, Liliana cayó al piso, golpeándose la panza, lo que provocó que rompiera bolsa. Desde Vendedores Libres-CTA de los Trabajadores denuncian que el personal de las fuerzas huyó, sin asistirla, dejándola en total estado de indefensión.

La joven estaba embarazada de 8 meses. Fue asistida por vecinos que llamaron al SAME e internada en el Hospital Álvarez ubicado en la calle Dr. Juan Felipe Aranguren 2701 Al día siguiente le practicaron una cesárea de urgencia. La bebé está siendo tratada en neonatología, cuyo personal realiza todos sus esfuerzos y dedicación para salvar la vida, ya que nació antes de lo previsto, tragó líquido amniótico por el trauma y el golpe le generó consecuencias graves y riesgo de vida.

Según los testigos que presenciaron el hecho, cuando la mujer cayó, la Policía y los inspectores de Espacio Público se fueron rápidamente. “Se escapan y no la asisten a pesar de que se veía que estaba herida y que había roto bolsa. La ayudaron los vecinos, que llamaron al SAME”, acusó Guaraz.

En su comunicado, Vendedores Libres CTA de los trabajadores afirmó que el suceso es la consecuencia de una política de represión planificada por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta y manifiestan: “Responsabilizamos sobre las consecuencias de este hecho, no solo a los funcionarios policiales que mediante su acción desencadenaron la consecuencias del grave estado de la niña nacida en circunstancias tanto violentas como trágicas, sino también al responsable político que instruye el terrorismo estatal de las fuerzas policiales y de Espacio Público”.