Una cuestión de prioridades

Se realizó la Audiencia Pública sobre el proyecto de ley que establece la construcción de la Villa Olímpica en la Comuna 8. Cientos de vecinos reclamaron que la inversión se utilice para resolver las urgentes demandas en salud y educación que tiene la población de la zona.

Buenos Aires fue fundadora del Comité Olímpico Internacional e intentó en más de una oportunidad ser organizadora de los Juegos Olímpico, aunque no tuvo éxito. Está vez, la Ciudad de Buenos Aires será la anfitriona de la versión sub 18 del evento deportivo. 

El proyecto que establece la construcción de las instalaciones donde se alojarán los jóvenes atletas fue aprobado por el Parlamento porteño, pero por tratarse de una iniciativa que afecta el planeamiento urbano requiere “doble lectura”. Esto quiere decir que debe pasar por una audiencia pública no vinculante y luego se debatirá otra vez en una sesión de la Legislatura.

El lugar y la hora de la audiencia fue uno de los primero temas en debate, “Dada la importancia que tiene este proyecto para nuestra Comuna, el momento y la ubicación elegida imposibilita mucho la participación real de los vecinos que a esta hora están trabajando. Estaría bueno que se hiciera en Lugano o Soldati un sábado cuando la gente no trabaja” afirmó Facundo Roma, miembro de la Junta Comunal 8. 

La mayoría de los funcionarios presentes coincidieron en presentar el proyecto como un elemento fundamental para el desarrollo de la Ciudad, “Las ciudades buscan una excusa para poder impulsar su presencia internacional y local. Nosotros pensamos distintas posibilidades, hasta la de anclar barcos en el puerto de Buenos Aires. Finalmente con la intervención de la Ciudad llegamos a esta instancia en la cuál vamos a tener la Villa Olímpica al lado del lugar donde se van a realizar más del 60 % de los deportes” afirmó el arquitecto coordinador del Proyecto Urbano YOG (Young Olympic Games) 2018, Carlos Sallaberry.

“No estamos en contra del desarrollo, tengo algunas diferencias porque el desarrollo no siempre genera más desarrollo, también puede generar desigualdades. Depende como se encare” respondió Facundo Roma

El lugar donde se alojan los atletas será utilizado para vivienda cuando culmine el evento deportivo, es decir habrá un nuevo barrio. Los vecinos presentes denunciaron la falta de una planta de tratamiento cloacal para lo zona ya que consideran que la comuna no cuenta con un sistema capaz de afrontar el crecimiento que implica la realización de los Juegos Olímpicos de la Juventud.

Los vecinos piden que la propuesta sirva para resolver los variados problemas habitacionales que a traviesa la Comuna 8.

La Ciudad tomó una deuda de U$S 160 millones, es decir unos $2400 millones. Es aquí donde la contradicción de las prioridades es más evidente. Con solo $30 millones de ese préstamo se podría terminar el esperado Hospital de la Comuna.