Un rincón para el fútbol en la Comuna 3

Nació en 2016 como parte de una militancia y hoy entrena varios equipos mixtos en espacios públicos, promoviendo la justicia social y el empoderamiento.

La escuelita Rincón del fútbol desarrolla el deporte social en el espacio público de Balvanera y San Cristóbal desde hace cuatro años. En 2019 trabajaron con 140 chicos y chicas de la zona y esperan superar los 200 este año. Para ellos, los partidos no se tratan de ganar o de convertirse en los próximos Messi, sino que se aprende, además de la técnica, sobre compañerismo, amistad y disciplina.

Actualmente, los equipos mixtos y femeninos entrenan en la Plaza Velasco Ibarra (Jujuy y México), en el Polideportivo Martín Fierro (Oruro y Urquiza) y el Espacio Cultural Campustellae (Sarandí 1280). Las actividades son llevadas a cabo por 12 profesores, de los cuales solo dos perciben un sueldo, ya que forman parte del programa Adolescencia, para chicos y chicas de 14 a 18, del Gobierno de la Ciudad.

Rincón de fútbol se originó como un acto de militancia de la agrupación Nuevo Encuentro en el club Nueva Generación (Quintino Bocayuva 1241, Boedo, Comuna 5), que utilizaban dos horas por semana. Ese año crecieron mucho, se sumaron niños y nuevos profesores, pero llegó el día en que ya no contaron más con la cancha del club, y fue cuando resolvieron llevar los partidos a la plaza de Jujuy y México.

“Nosotros ahí nos obligamos a pensar una línea de deporte en espacio público, y ahí la conocimos a Mónica Santino, que es referente en eso, es la biblia del deporte social, y más del fútbol femenino. Y el año pasado conseguimos que la Junta Comunal nos habilite dos horas en el polideportivo Martín Fierro, que es un polideportivo hermoso que está muy dejado, como todas las cosas que hacen en el sur, porque vas al de Colegiales y es impresionante la oferta que tiene y lo lindo que está”, le manifestó el director de la escuelita, Lucas Mejía, a Abran Paso.

También agregó que el mal estado del establecimiento a veces les genera miedo, al igual que sucedía en los primeros entrenamientos de la plaza. Sin embargo, lograron que hoy en día, cada jueves que van a entrenar se encuentren a las familias tomando mate. Según Mejía, son los valores del deporte los que ayudan a ordenar la vida, marcar los límites y el compromiso. “Nosotros desde el deporte tratamos de organizar a la comunidad”, afirmó.

Para Rincón del fútbol, trabajar en el espacio público primero fue una necesidad, luego fue por convicción, porque es el espacio ideal para visibilizar su causa, donde se reúnen los vecinos. Lucas explicó que ellos buscan mostrar que la chicas juegan al fútbol, por lo que no pueden “esconderlas” en un polideportivo.

De esta manera fue que lograron un equipo femenino consolidado. “Nuestra tarea era naturalizar eso, constituir un espacio del derecho de las pibas a jugar, que nos costó pero hoy en la plaza de México y Jujuy, a nadie le llama la atención que haya pibas jugando a la pelota. Por ahí hay gente jugando y las chicas levantan la mano y entran al partido como hacíamos nosotros cuando éramos chicos, y eso fue una gran victoria”, expresó. Entre sus metas para el 2020 se encuentra crear un equipo de mujeres mayores de 18, donde puedan jugar las madres de los chicos que ya asisten a la escuela, y así se conformen también como sujetos políticos y se empoderen. La iniciativa estará complementada con campañas de concientización sobre violencia doméstica.