UN MICRO CLIMA QUE NO ALIVIA

En medio del calor porteño, se agitan las aguas en el micro centro porteño. El ministerio de Desarrollo Económico y el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires es testigo, desde hace 2 meses, de un conflicto laboral que aún no haya una solución. Conversamos con Martín Zarate, trabajador de la Cooperativa Lucha y Trabajo.

¿Como vienen las negociaciones con el gobierno de Macri?

Fruto de 40 días de lucha, en el Ministerio de Educación se avanzó en subdividir el convenio. Allí recuperamos 12 de los 20 puestos de trabajo que teníamos.

Con el Ministerio de Desarrollo Económico está más difícil la situación. Ya firmaron el convenio con una cooperativa de la Federación René Salamanca, conducida por Alderete, por la totalidad de 63 puestos de trabajo. De esos puestos, 36 corresponden a los compañeros que han decidido quedarse en “Lucha y Trabajo” y que por esa simple decisión los han dejado en la calle.

 

Con la toma Ministerio de Desarrollo Económico que hicimos el jueves 14 con otras organizaciones y cooperativas de la Ciudad que luchan contra la precarización laboral, nos pudimos entrevistar con el ministro Francisco Cabrera y exigirle una respuesta por los 36 compañeros. Nos respondió textualmente: “Vamos a analizarlo, es un problema político más arriba”.

 

El 22 nos volvimos a juntar con el ministro en el marco de los reclamos con las demás organizaciones.  Nos respondieron que ellos “respetaron los 63 puestos de trabajo y que lo nuestro era un problema interno de la CCC”. Son unos caraduras. Les respondimos que ellos el 11 de enero habían dejado por escrito  que no se firmaba el convenio hasta que no hubiera un acuerdo que no dejara a nadie sin trabajo; y que si hoy había 36 trabajadores en la calle es responsabilidad del Gobierno de la Ciudad. Que íbamos a seguir la lucha hasta reincorporar a nuestros compañeros. Las demás organizaciones apoyaron nuestra posición y vamos a seguir el reclamo junto.

 

¿Qué argumentos da la dirección nacional de la CCC para sostener su posición?

 

Vienen utilizando argumentos falsos para encubrir sus acuerdos con un sector del gobierno de la Ciudad. Primero dijeron que nuestra cooperativa era irregular y que entonces no podía firmar convenios. El convenio firmado recientemente por 12 puestos de trabajo demuestra que mentían.

 

Ahora nos acusan de quedarnos con una camioneta y el fondo remanente. La verdad es que esto es otra forma de desconocer al Consejo de Administración de nuestra Cooperativa “Lucha y Trabajo”.

 

También nos exigen que paguemos aguinaldo a los trabajadores que hoy están trabajando desde otra cooperativa. El pago de aguinaldo es un reclamo que siempre hicimos al gobierno de la Ciudad, al igual que las vacaciones, licencias por embarazo, enfermedad, etc.  Es cierto que en los últimos 3 años hemos podido destinar los ahorros hechos del presupuesto anual y parte de las reservas para un plus de fin de año. Pero la situación actual es que siguen 44 compañeros y compañeras sin trabajo. Por eso hoy  las reservas las destinamos al fondo de huelga para recuperar los puestos de trabajo. Esto lo decidimos los trabajadores que seguimos siendo parte de la Cooperativa, estamos en la lucha y reafirmamos su conducción.

 

¿Le plantearon alguna propuesta concreta a la dirección de la CCC?

 

Sí. Planteamos desde un inicio que se respete la voluntad de cada trabajador para decidir desde qué cooperativa desea trabajar. Porque el puesto de trabajo se lo ganó con su lucha y no pertenece a ningún dirigente. Somos compañeros de trabajo y no pequeños patrones.

 

Pero la dirección de la CCC, en lugar de buscar un acuerdo con los compañeros y compañeras que estamos luchando por trabajo, acordó con un sector del gobierno de la Ciudad y nos golpean. Así desconocieron también la asamblea de la CCC de Soldati y Lugano del 27 de octubre del año pasado, donde por mayoría de votos de los 242 delegados acreditados se eligió una conducción de la zona. Ahora, acaban de aprobar no sólo mi separación de la CCC sino también la de veinte compañeros más. Con purgas piensan que resuelven los debates políticos.

 

 

 

¿Por qué el macrismo acordaría con la CCC?

 

Porque nosotros peleamos contra la precarización y por el pase a planta permanente en la Municipalidad. En definitiva, el gobierno utiliza  a las cooperativas como una forma de encubrir la relación de dependencia de los trabajadores con el Estado de la ciudad. Esto es una política tanto del gobierno de la Ciudad como del gobierno nacional. Entonces reclamamos por las condiciones de contratación y de trabajo. Por eso nos movilizamos el jueves 14 junto a otras organizaciones con reclamos paritarios.

 

En cambio, la dirección de la CCC ha pasado a ponerse en el rol del puntero gestor. Esto se puso de relieve ya que se siguen negando a reconocer el derecho de cada trabajador para decidir en qué cooperativa y con qué conducción seguir. Desde esta posición, no reclaman por el pase a planta y nos reclama a nosotros el aguinaldo y no al gobierno de Macri. Insólito.

 

¿Cómo piensan seguir?

 

Nos preparamos para una lucha larga, tal vez de meses.  Buscando la unidad con todas las organizaciones dispuestas a enfrentar la precarización y con las que ya hemos protagonizado jornadas importantes. Tenemos una gran solidaridad y repercusión a fuerza de estar en la calle. A eso no lo abandonaremos.