Un edificio digno para la música

WhatsApp Image 2017-06-29 at 16.55.07

Estudiantes y docentes del centenario Conservatorio Superior de Música Manuel de Falla realizaron un Festival artístico frente al Ministerio de Cultura de la Ciudad para reclamar por un edificio propio y en condiciones dignas, que brinde soluciones a la crisis edilicia que sufre la actual sede ubicada en Balvanera.

La tarde fría de ayer miércoles en microcentro porteño quedó menos gélida por la realización del cálido Festival para que el Conservatorio de Música Manuel de Falla tenga un edificio propio; así lo sintieron numerosas personas que se dieron cita o circulaban por Av. de Mayo 575, frente al Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, después del mediodía.

Muchos porteños tuvieron la agradable posibilidad de escuchar a Juan Falú, Teresa Parodi, Luis Pescetti, Daniel Mazza, Patricia Zappia, Horacio Fontova, Bruno Arias, Hernán Crespo Trío, Guillermo Fernández, la Orquesta de Tango y Folklore del Falla, estudiantes de la carrera de Etnomusicología y el Cuarteto de Flautas.

“El Conservatorio Manuel de Falla es el más importante de América Latina (…) pasaron grandes profesores y grandes artistas a lo largo de estos casi 100 años” relata orgullosa Paula Castelli a Abran Paso, docente del instituto de formación musical que cuenta con 3400 alumnos, 500 docentes, administrativos y otros trabajadores.

En el conservatorio se dictan más de 45 carreras superiores, entre ellas Dirección de orquesta, Dirección de coro, Etnomusicología, Música antigua, Jazz, Tango, Folklore y Música Contemporánea.

El Falla pertenece al Sistema Superior NO Universitario de Formación Docente de gestión estatal. Es una Institución perteneciente a la Dirección General de Enseñanza Artística -del Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires- a cargo de Marcelo Birman.

Es una de las Instituciones más antiguas y prestigiosas en la formación musical de nuestro país y de América, tanto en el aspecto de la formación docente como en la enseñanza instrumental, de intérpretes, directores y compositores.
“La idea de este Festival es visibilizar lo que venimos sufriendo desde hace casi 100 años porque el Conservatorio se creó en 1919 y nunca tuvo edificio propio. Hace unos años, desde el 2004, la Sede Central viene funcionando en Gallo 238, esquina Sarmiento, un edificio compartido con el Conservatorio Astor Piazzola y las condiciones son muy malas, se inunda, loa alumnos están hacinados en aulas chicas de durlok. La matrícula crece año a año y el lugar cada vez queda más chico. Las aulas que está en planta baja no tienen ventana y no hay circulación de aire” describe Paula.

Lo que sucede en el Conservatorio Manuel de Falla es similar de lo que ocurre en muchos espacios de la Ciudad de Buenos Aires. El fomento a la cultura y al arte no sólo debe ser la promoción de eventos masivos de acceso gratuito. Los espacios de formación artística y los centros culturales son necesarios para el desarrollo intelectual y social de nuestra población.