Tope del 30 % de aumento para el ABL en 2015

“Lo que se está haciendo es recuperar un impuesto que durante muchos años se quedó muy atrás. Hay que pensar que los ingresos por ABL integran un parte fundamental de las recaudaciones de la Ciudad, por lo cual es importante que esté acorde a los temas inflacionarios que estamos viviendo”, afirmó la diputada por el PRO, Carmen Polledo, acerca del tope del 40% fijado para el aumento al arancel de alumbrado, barrido y limpieza.
Este impuesto, cuyos incrementos están contempladas todos los años por ley número 4040, sancionada a fines del 2011, en los últimos tiempos ha tenido crecimientos muy bruscos. En 2012 los aumentos habían alcanzado el 300%, en 2013 llegaron hasta el 100%, en 2014 fue fijado un tope del 40% y en 2015 el máximo podrá ser del 30%. El límite en esta oportunidad sólo se aplicará a las propiedades más caras, es decir, a aquellas cuyo valor fiscal supera los 300 mil pesos y conforman sólo el 4% de la totalidad de los inmuebles de la ciudad de Buenos Aires.
La forma de fijar el precio de pago se impone sobre el valor fiscal de las propiedades, y no puede superar el 20% del precio real del inmueble. Entonces, el dueño de una casa valuada en $300.000, el mayor valor fiscal considerado, pagó en 2012 $3557 anual de ABL; en 2013 $5651; en 2014 $7334; y en 2015 abonará con el tope implementado $9534 aproximadamente. Para el caso de los inmuebles de menor cotización existe una tabla que establece una suba del 20% para aquellas que tienen un valor superior a $150.00 y para las que poseen un valor inferior, subas entre 10% y 15%.
“Así como este tope el año pasado era del 40%, ahora bajamos al 30 porque lo que queremos es ir ordenando sucesivamente las cosas de manera tal que la suba no impacte fuertemente en los ciudadanos”, afirmó la diputada perteneciente al mismo bloque que impulsó los desmedidos aumentos en años anteriores. Completó, también, que “entonces la Ciudad de Buenos Aires de alguna manera necesita un promedio para que los impuestos estén relacionados directamente con la tasación de las viviendas para así tener un ingreso más justo”.
En la votación que tuvo lugar en la Legislatura porteña y dio como resultado la instalación del tope de 40% en el aumento, los diputados del Frente Para la Victoria se mostraron en contra de la medida y propusieron que lo indicado era ubicar el freno en el 15%. De todas formas, la propuesta del oficialismo de la Ciudad logró imponerse aunque el tope de la suba no fue el único tema tratado en la jornada.
Por un lado, la ciudad es poseedora de una deuda que tiene vencimiento entre 2015 y 2017 así que se decidió lanzar un bono y canjearla, la suma total del monto era de 890 millones de dólares. La característica de esta nueva deuda según la diputada es que “se buscarán colocaciones nuevas con un interés más bajo del que tenemos actualmente y el excedente proveniente de ingresos brutos y, en menor medida, de patentes se va a invertir en infraestructura: un 50% ya está destinado a obras en escuelas, un 30% en hospitales y un 20% para equipamiento médico”.
Y, finalmente, se votó la “ampliación de presupuesto”, es decir, el dinero que va destinado a alimentos, salarios, gasto público y subte para lo que resta del año 2014 porque, según Carmen Polledo: “el presupuesto tuvo (por primera vez) un índice inflacionario que no alcanzó, era del 24%, entonces ahora con las paritarias ya cerradas lo que hace la ciudad es ponerse al día con esto”.