Soledad Acuña convocó a los estudiantes a una reunión

La Ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires publicó una carta para invitar a los representantes de los colegios tomados a una audiencia en la Defensoría del Pueblo.

La ministra de Educación Soledad Acuña publicó ayer una carta titulada “Estimados estudiantes de la Ciudad de Buenos Aires” en la que invita a los presidentes de Centros de Estudiantes o a un delegado por colegio a una reunión para mañana miércoles a las 12 hs. en la sede de la Defensoría del Pueblo ubicada en Belgrano 673.

En el escrito la funcionaria propone volver “a convocarlos para que nos juntemos y dialoguemos como lo hicimos desde el primer día”, con el objetivo de “garantizar el derecho a la educación de miles de alumnos que sólo quieren poder asistir a clases”.

La titular de la Cartera educativa también se refirió a la denominada “Secundaria del Futuro”: “En un mundo donde la tecnología, las comunicaciones, los oficios y la forma de vida se modifican permanentemente estamos convencidos que la escuela de adaptarse”. Y más adelante explica: “venimos trabajando para que los alumnos, para que los jóvenes del futuro, tengan un acceso a la información moderno…”

“Leemos su carta como un reconocimiento del valor de los estudiantes secundarios como actores fundamentales de nuestra Comunidad Educativa” opinó un grupo de padres en una contra carta publicada esta mañana.

En el texto no dejaron de alertar sobre los diálogos implementados hasta el momento por el Poder Ejecutivo, “si la Comunidad Educativa protesta es precisamente porque considera que el diálogo implementado por el Ministerio hasta el momento, no pasa de ser un simulacro”.

En relación al contenido de la reforma difundido en algunos documentos que trascendieron los padres manifestaron que “la Ministra describe un mundo donde lo importante son las tecnologías, las comunicaciones, los oficios, y en cuarto lugar ‘la forma de vida’. Para nosotros el mundo está habitado también por afectos y saberes”. Quienes suscriben a la contra carta rechazan la idea de que “la escuela deba ‘adaptarse’ a las modas y a los valores dominantes. Más bien quisiéramos que resguarde su esencia crítica y disonante. Lo cuál no significa dar la espalda a las mutaciones del presente. Se trata de que nuestros jóvenes sean hacedores de su propio futuro, no las marionetas de un sistema injusto e insensible”.

Las actividades en cada colegio y las iniciativas conjuntos no se detienen. Son horas de mucho debate. La expectativa por esta primera reunión convocada por la Ministra desde el inicio del conflicto no se puede ocultar. Se trata de una gran oportunidad para hacer un diálogo serio y profundo sobre las verdaderas transformaciones que necesita el sistema educativo e la Ciudad de Buenos Aires.