“Siempre se discrimina a los vendedores ambulantes”

En el marco de la reapertura de comercios de indumentaria y calzado, Alberto Aguilera, integrante de la Red de Vecinos Manzana 66, denunció la persecución policial a los manteros en Once durante la cuarentena, y pidió que quién necesite trabajar, lo pueda hacer.

Balvanera, y más específicamente Once (Comuna 3), es uno de los barrios con mayor circulación del territorio porteño. Esto lo convirtió en una zona de alto riesgo de contagio de coronavirus. Sin embargo, con el comienzo de la flexibilización propuesta por la Ciudad, muchos negocios abrieron sus puertas a pesar de no estar habilitados para hacerlo. En este contexto, desde las redes sociales de Manzana 66, el grupo de vecinos puso de manifiesto la discriminación que realizan las fuerzas de seguridad para con los vendedores ambulantes: la Policía sólo los persigue a ellos.

“El lunes pasado, me encontré en Once con una situación de locales de indumentaria y calzado abiertos, cuando estaban prohibidos. Pero el objetivo del mensaje no era ir contra ellos. Nosotros lo que vimos mal es que había móviles del Gobierno, policías y gente de prevención cubriendo a esos comerciantes que abrieron y esperando a los vendedores ambulantes. Lo que pedimos es que trabajen todos los que quieran y que se autorice el comercio ambulante, o por lo menos que no se los persiga”, le explicó Alberto Aguilera, miembro de Manzana 66, a Abran Paso.

También expresó que se los amontonó en dos cuadras de la Avenida Rivadavia, lo cual provoca una mayor concentración de gente en ese sector. “Ya habían perjudicado a los manteros poniéndolos en el depósito de La Rioja, a donde los vecinos no podemos ir porque está muy jorobada la situación, a nivel venta de drogas y robos violentos. Lo que nos dijeron cuando nos pusimos cargosos, porque nosotros sabemos que somos molestos para el gobierno, es que se iba a permitir la venta ambulante. No que se iba a permitir, sino que no los iban a ver. Pero después les dan dos cuadras y dicen que lo que pasa es que se amontonan mucho. Y sí, cómo no se van a amontonar si les dan dos cuadras para estar”, enfatizó.

Otra de las denuncias del grupo es que ya de por sí el personal policial está con bajas por los contagiados de COVID 19 y quienes pertenecen a grupos de riesgo. A esto se le suma que muchos de los efectivos de la Comisaría Comunal 3 son enviados a controlar a los comerciantes ambulantes. “Nos duele porque nosotros necesitamos que los patrulleros estén protegiendo a los vecinos, no que estén cuidando ahí. Además, no controlan nada, te puedo asegurar”, resaltó Alberto.

Y agregó: “Siempre se discrimina a los vendedores ambulantes. El GCBA muestra un desprecio hacia la gente que no tiene oportunidades. Los senegaleses saben que se la están jugando y que se ponen en riesgo al salir a vender pero no les queda otra, no tienen ayuda”. En este sentido, planteó que la realidad luego de la pandemia será mucho peor, ya que se perdieron muchos puestos de trabajo. Por lo tanto, muchas personas van a tener que salir a rebuscárselas, no sólo los manteros.

“En el barrio es muy duro. Con la flexibilización hablamos de reapertura, pero reabren los negocios que sobrevivieron. Hay un montón de locales vacíos, que no están cerrados porque el dueño eligió abrir más adelante. Ahí no tenés que pensar solo que cerró un local, sino que cerró un negocio con empleados, que no consumen más en los comercios del barrio. Es una catarata de desgracia que se va a vivir acá”, comentó Aguilera, a la vez que destacó que no asistieron a la reunión virtual con el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, porque no les convencen esas actividades políticas. Manzana 66 considera que deberían estar recorriendo los barrios, “poniendo la cara”, y explicando por qué no sitúan a los policías en los lugares donde los necesitan.

“Hay un montón de cosas para hacer que pueden traer un alivio, ni siquiera una solución. La cantidad de gente que va a estar sin trabajo en Balvanera es impresionante. Pero estamos medio acostumbrados a arreglarnos solos, no esperamos nada de los políticos, ellos viven otras realidades. Ellos están pensando en el año que viene, en quedar bien. Me da muchísima bronca, porque se podrían reunir para darle una mano a los vecinos”, concluyó.