Semáforo descompuesto

La Asociación Civil Luchemos por la Vida relevo el estado de luces de semáforos en la Ciudad de Buenos Aires y encendió una alarma. A continuación, los resultados.

Luego de haber analizado el estado de los semáforos en 220 intersecciones de calles y avenidas en 10 zonas de la Ciudad en el horario de 9 a 18 horas, la Asociación Civil Luchemos por la Vida observo entre otras cuestiones, que el 58% de las intersecciones observadas presentaron luces quemadas, fallas, en los semáforos vehiculares y/o en los semáforos peatonales; que en el 39% existe una falta importante de semáforos para peatones; que en el 56% los semáforos peatonales están incompletos, y sólo en el 5 % de las instalaciones están totalmente instalados. Y algo muy grave: que en el 75% de las intersecciones con semáforo peatonal tenían luces quemadas. A su vez, en relación con los semáforos vehiculares, casi 3 de cada 10 intersecciones presentaban luces quemadas, el 28% de los casos.

Según la Asociación Civil, en las zonas urbanas, los semáforos ordenan las prioridades de paso, permitiendo una más fluida y segura circulación de vehículos, los cuales pueden atravesar las encrucijadas sin disminuir la velocidad, por esa razón, los semáforos se suelen ubicar a lo largo de avenidas, por donde se circula a más velocidad o en calles de alto tránsito de vehículos y/ peatones. A estos últimos, el semáforo les aporta información para cruzar en el momento adecuado, con tiempo suficiente para cruzar en forma segura.

Y advierten que una encrucijada con semáforos que no funcionan provoca confusión y deja a los transeúntes en mayor riesgo que si el cruce no estuviera semaforizado, por las características de los cruces que ya se han mencionado y la propensión de los conductores, especialmente, a circular confiados en su prioridad.

De esta forma, Luchemos por la Vida concluyó que la semaforización en la Ciudad de Buenos Aires se encuentra en un estado deficitario, con problemas de mantenimiento, que puede favorecer incidentes y choques.