Se realizó la primera mesa de diálogo por el Jardín del Hospital Ramos Mejía

Funcionarios del Ministerio de Educación se reunieron con representantes de la Escuela Infantil 6 y acordaron que no se traslade la institución hasta no llegar a un acuerdo entre las partes.

El encuentro se llevó a cabo el lunes 23, luego de que profesionales del Hospital Ramos Mejía (General Urquiza 609, Balvanera, Comuna 3) descubrieran que estaban intentando mudar el jardín que se encuentra a allí. La reunión consistió en que los enviados de Ciudad escucharon los fundamentos de la comunidad, tomaron nota y finalmente acordaron que el Gobierno porteño no iba a hacer ningún movimiento mientras continuara la mesa de diálogo.

En dicha conversación estuvieron presentes representantes de UTE, UDA, CAMYP, ADEMYS, SUTECBA, trabajadores del Hospital, familias de la comunidad educativa y funcionarios de la Subsecretaria de la Coordinadora de Educación. Ahora esperan una nueva fecha para la próxima reunión, a realizarse en los próximos días. Además, el 18 de enero habrá una audiencia pública abierta, donde van a poder participar otros actores de la comunidad.

Por su parte, la Junta Comuna 3, liderada por Silvia Collins, emitió un comunicado en apoyo a las familias y profesionales, destacó la importancia de generar más vacantes para los niños, e instó al gobierno a crear más instancias de negociación.

“Hay que tener en cuenta que esto se dio de manera irregular, porque hay un proceso judicial en el medio”, le manifestó la docente de la institución, Valeria Scaffa, a Abran Paso; a la vez que afirmó que tienen esperanzas porque “por sobre todas las cosas tiene que prevalecer el derecho que muchos chicos y chicas de la Ciudad no tienen aún, que es el acceso a la Educación”. 

Valeria también reafirmó que hay muchos niños sin vacantes en la Ciudad, sobre todo en el nivel inicial, por lo que es fundamental que funcionen como espacios educativos tanto el jardín del Hospital Ramos Mejía como el que debiera abrirse nuevo en Manzana 66, ubicado en la calle Catamarca, donde buscaban trasladar el del hospital.

Además, explicó que lo que piden los vecinos es que se inaugure un jardín nuevo en los terrenos de Manzana 66, y que no se realice el traspaso. Para lograrlo, desde el Gobierno porteño deben abrir una nueva inscripción online, nombrar el nuevo edificio con nombre y número propio, designar a las autoridades y al plantel docente. “Sabemos que con decisión política se puede hacer todo en tiempo y forma”, manifestó.

“Gran parte de la comunidad entiende la necesidad de preservar nuestro espacio y que, en todo caso, desde lo edilicio se le hagan las modificaciones necesarias”, aclaró en relación a los fundamentos de la Ciudad sobre el estado del establecimiento. Scaffa destacó que ya se desestimó que la institución estuviera bajo riesgo sanitario, ya que no tienen ninguna conexión con el hospital, son edificios completamente separados; ni con malas condiciones edilicias.

En cuanto a los temas tratados en la reunión, la comunidad expuso los principales fundamentos por los que solicitan quedarse en las tierras que ocupan hace más de 30 años: “Preservar el espacio que fue un logro de los trabajadores del hospital, cuando comenzó a funcionar como una guardería, que en su momento dependía del área de Salud y que después pasó a la órbita de Educación cuando se conformó como jardín. El derecho de las mujeres trabajadoras del hospital, el derecho de los niños a tener más vacantes y que no se cierren espacios. Y también la identidad de la comunidad a la cual pertenece la Escuela Infantil 6 del hospital”, enfatizó la docente.