Se aprobó la ley de abortos no punibles

El viernes 28 por la madrugada, se aprobó en la legislatura de la Ciudad de Buenos Aires la ley que reglamenta la práctica de los abortos no punibles establecidos en el artículo 86 de Código Penal y respaldados por el reciente fallo de la corte suprema de Justicia de la Nación.

El proyecto, que debió ser tratado sobre tablas debido a que el PRO trababa permanentemente su tratamiento en comisiones, respeta los lineamientos del fallo de la corte para que las mujeres podamos acceder a este derecho, contrariamente al protocolo sacado por el ejecutivo a instancias del ex ministro Lemus.

El tema empezó a tratarse alrededor de las 20 hs. donde muchos diputados y diputadas, fundamentaban su voto. Mientras quienes estaban a favor de la iniciativa, la fundamentaban en la necesidad de las mujeres en acceder a este derecho básico, sin ser revictimizadas, sin tener que superar trabas, tal cual lo exige el fallo de la corte. El bloque Pro y sus aliados fundamentaban sus discursos con argumentos tendientes a demostrar que las mujeres van a mentir sobre las violaciones, desconociendo que la mayoría de los abusos no se denuncian, justamente porque existe gente como ellos en la policía y en la justicia que no les creen a las víctimas. Otros argumentos eran incomprensibles y contradictorios, como que “esta ley garantiza la impunidad a los violadores porque no exige la denuncia”. Si bien reconocen que el 80% de las violaciones en menores de 18 años se dan en el ámbito intrafamiliar, al mismo tiempo se escandalizan porque una adolescente de 14 años podría solicitar la practica sin ser necesario el consentimiento de ambos progenitores. Entre otros…
El twitt que hizo peligrar la sesión
Antes de que se realice la votación la diputada Lubertino, publicó en su twitter “Morales Gorleri y Bergamn saquen sus rosarios y sus kipás de nuestros ovarios” (Adaptando la histórica consigna feminista a la medida de la diputada del Pro, conocida por su militancia en la iglesia católica y al rabino también diputado Pro). A raíz de esto se sucedieron infinidad de insultos
y gestos de extrema agresividad de parte de legisladores macristas como Ritondo y Morales Gorleri y de los militantes de la iglesia que presenciaban la sesión hacia Lubertino, quien con su accionar puso en riesgo la sesión. Se pasó a un cuarto intermedio y luego el macrismo para quedarse puso como condición que se apruebe una moción de privilegio y una propuesta para
denunciarla al INADI a proposición del Pro y con el voto positivo de todo el cuerpo legislativo menos Pablo Bergel, Virginia González Gass, Alejandro Bodart y AdrianCamps, del Bloque Proyecto Sur que se abstuvieron.
¿Que se votó?
Finalmente se pasó a la votación del proyecto de ley, resultando aprobado por 30 votos positivos de la oposición contra 29 negativos del Pro y sus aliados.
A partir de ahora las mujeres tienen garantizado por ley este derecho consagrado en el Código Penal desde 1921. El Jefe de Gobierno tiene 10 días hábiles para vetarlo, a tres días hábiles de aprobado aún no lo hizo. Debemos exigir que se respete la ley aprobada y que no utilice el veto como lo ha hecho ya con un centenar de leyes.La reglamentación aprobada en la legislatura estipula que una mujer que curse un embarazo producto de una violación puede acceder en cualquier hospital público a la interrupción del embarazo. Para ello en el hospital le van a solicitar la firma de una declaración jurada donde la mujer asegure que el embarazo es producto de una violación, y la firma del consentimiento informado como se exige en diversas prácticas hospitalarias.Va a ser un proceso difícil que las direcciones hospitalarias y los servicios de ginecología y obtetricia de todos los hospitales se ajusten a esta ley. Distinto sería si el ministerio de salud de la nación le otorgara el carácter de resolución ministerial a la Guía Técnica de Atención de los Abortos no punibles e inicie su distribución masiva a lo largo y a lo ancho del país. Sin embargo ya sabemos la postura del ejecutivo al respecto del tema, tanto de Manzur como de la presidenta. Mientras uno un es fiel representante del Opus Dei, la otra sostiene un doble discurso sobre los derechos humanos sin importarle las muertes y las internaciones a causa de los abortos clandestinos y ha prohibido que se ponga en la agenda parlamentaria el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo presentado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito.