Se acercan posiciones entre Nación, Ciudad y Provincia en la víspera del anuncio por nuevas restricciones

El presidente se reúne con los gobernadores del Centro y sur del país. Lo acompañan Carla Vizzoti, Eduardo de Pedro y Julio Vitobello. Axel Kicillof espera su turno conectado. Foto. Presidencia de la Nación.

El presidente Alberto Fernández se reunió con todos los gobernadores y el jefe de Gobierno porteño para evaluar la situación epidemiológica. Regresó el diálogo con Rodríguez Larreta y Kicillof reclama un cierre fuerte para aplanar la curva de contagios.

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, se volvieron a ver las caras luego fuertes cruces generados a partir de las últimas medidas dispuestas por el Poder Ejecutivo para enfrentar la segunda ola de la pandemia.

Está vez no fue a solas ni hubo posterior conferencia de prensa. El encuentro fue virtual y participaron los gobernadores de las 12 provincias del centro y sur del país, además del Jefe de Gobierno.

Los términos del diálogo tripartito

Rodríguez Larreta destacó la importancia de retomar el dialogo y la coordinación de las medidas a tomarse, como ese espacio, como sucedió con los jefes de Gabinete, los equipos de seguridad y transporte y los equipos de salud.

Luego, afirmó que la situación sanitaria de CABA se encuentra en una meseta de casos desde hace varios días en un número cercano a 2700. De todos modos, consideró que es muy alta y que no es sostenible en el tiempo. “Nos obliga a reforzar las medidas para reducir los casos diarios”, aseguró Rodríguez Larreta.

La señal más fuerte de unidad la dio cuando sostuvo que coincide con el presidente en el refuerzo y fortalecimiento de los controles a la movilidad y al cumplimiento de las restricciones vigentes. Y también, con las nuevas que eventualmente se sumen.

El Gobernador Bonaerense planteó la necesidad de un cierre fuerte (sin afectar la industria y la producción) por un período determinado, pero no mostraron plena confianza en que Nación y Ciudad acompañen la iniciativa. La única expectativa está depositada en un cambio que observan por parte del Alcalde: “parece estar dispuesto a reconocer finalmente la gravedad de la situación y plantear restricciones”, afirmaron.

Por su parte, el Presidente aseguró que hay un epicentro en el AMBA, pero destacó que hay alertas en varios lugares del país. Y a su vez, ratificó que la experiencia indica que el secreto es reducir la circulación. Para eso, dijo, es necesario ayudarse entre todos.

Además, planteó que las restricciones no se pueden acotar a la nocturnidad: “el virus no sale a las 20 hs., está todo el día. Hay que recordar que los cuidados deben estar de día también, hay que hacer esa tarea docente con la sociedad”. Por último, pidió a los gobernadores que, si hay acuerdo en implementar restricciones, acompañen en los controles y en el cumplimento de las normas.

El martes de realizó la reunión con los gobernadores del norte. Jorge Capitanich se toma la palabra ante la mirada del presidente y sus ministros. Foto. Presidencia de la nación.

La reunión se hizo en dos tramos. En el primer día participaron los gobernadores de las provincias del norte, y ayer, hicieron lo suyo los del centro y sur, junto al Jefe de Gobierno porteño.

El encuentro fue virtual. El presidente se conectó desde el Salón Norte de la Casa Rosada, acompañado por la Ministra de Salud, Carla Vizzotti, el Ministro del Interior Eduardo De Pedro y el Secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello.

El próximo paso, antes de tomar una definición, será el encuentro que mantendrán hoy el Jefe de Gabinete Santiago Cafiero, junto a sus pares de la Ciudad de Buenos Aires, Felipe Miguel, y el bonaerense Carlos Bianco.

Todo parece indicar que el crecimiento de casos y la ocupación de unidades de terapia intensiva hizo cambiar de posición al Ejecutivo porteño. Además, durante el encuentro, casi todos los gobernadores opositores elogiaron las restricciones dispuestas por el Presidente y agradecieron el plan de vacunación.

Por ahora, el recule de Horacio Rodríguez Larreta se dio a través de terceros. Diego Santilli y Felipe Miguel fueron los voceros del principio de cambio de dirección en la política sanitaria. Falta conocer hasta dónde es ese retroceso para alcanzar nuevos acuerdos.