Rock y negocios en el Parque de la Ciudad

La Defensora Adjunta del Pueblo, Graciela Muñiz, advirtió una serie de irregularidades en la concesión que hizo el Gobierno de la Ciudad a la Empresa Siberia SA, organizadora del Quilmes Rock. Según el convenio firmado por el Gobierno porteño, la Ciudad recibirá 180 mil pesos de canon, mientras que la empresa organizadora ganaría una suma superior a los 22 millones de pesos.


“El convenio se firma el mismo día que vence el plazo judicial, el mismo día en que el Juez le pide el acuerdo firmado por ambas partes. Esa es la primera irregularidad que encontramos”, comentó Muñiz y agregó: “La segunda irregularidad tiene que ver con el canon que para la empresa Siberia SA por la realización de los recitales y por 13 días de usufructo. 180 mil pesos, teniendo en cuenta que van a concurrir 45 mil personas y que las entradas cuestan entre 350 y 750 pesos, tomando un promedio por entrada de 500 pesos, la empresa se quedaría con 22 millones de ganancia”.
Según advierte la Defensora del Pueblo, hay una lógica que plantea el Gobierno de la Ciudad, de revitalizar la zona sur de Buenos Aires, donde se necesitan más escuelas, más centros de salud y nuevos hospitales y no mega-estadios para recitales. “A Mauricio Macri le interesa el negocio de los espacios públicos, cuando ve una tierra ociosa en lugar de invertir para tratar de ponerla en valor, lo que hace es dejarla abandonada para después privatizarla y hacer negocios con las empresas privadas. Así funciona la lógica de su gobierno”, enfatizó Muñiz.
Tras la medida cautelar presentada por Muñiz en forma conjunta con los vecinos del barrio y el Presidente de la Organización Conservación del Parque de la Ciudad, Rock in Rio no se podrá desarrollar en el predio. Por el contrario, la realización del Buenos Aires Rock seguiría su curso y estarían pidiendo la revocatoria según confirmó la Profesora. “Hay una sucesión de decisiones para posicionar ese lugar como el gran negocio de las corporaciones incluso a nivel internacional”, sostuvo.
“En un espacio público, un negocio para los privados. Desguazando todos los juegos del Parque de la Ciudad que son inmuebles públicos, de la Ciudad y nos perteneces a todos. No pueden ser destruidos de esta manera y retirados como chatarra”, comentó Muñiz y afirmó que antes de la firma del convenio, ya estaban a la venta las entradas para el Quilmes Rock y ya se había desguazado gran parte del Parque.
Según advirtió la Defensora del Pueblo, hasta el momento en el Parque solo se produce el desguace de aquellos juegos que se habían puesto en funcionamiento con la gestión de Jorge Terlerman. Se van a disponer 160 mtr2 y la Ciudad va a invertir 53 millones de pesos. La logística del Quilmes Rock (bomberos, policías, ambulancias) va a depender del Gobierno de la Ciudad. “Se ve movimiento y gente trabajando pero nada concreto”, dijo Muñiz.

“Vamos a recurrir a la Justicia Penal por incumplimiento de deberes como funcionario público, por haber tocado los juegos de la Ciudad de Buenos Aires. Tomar un espacio público y hacer lo que se quiere de ello, concesionando por una suma irrisoria, nada le aporta a la Ciudad”, agregó la profesora y concluyó diciendo que van a seguir luchando para que no se apoderen de todos los espacios públicos que son propios de los vecinos de Buenos Aires y que junto a Legisladores de la oposición, van a presentarse en el predio.