REINAGURACIÓN DE LA LINEA A DEL SUBTE

Se reinauguró la línea A del subte con la presencia del Jefe de Gobierno Mauricio Macri. Los metrodelegados denuncian que habrá menos formaciones y que esto conllevará la menor frecuencia entre subte y subte.

A pocos meses de la sanción de la Ley que estableció el traspaso de las obligaciones sobre la prestación del subte a la órbita de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la nueva autoridad de aplicación, junto a los funcionarios porteños más importantes, culminaron una de las primeras intervenciones en este nuevo momento. Se trata del recambio de los históricos coches de la línea A. Proceso que llevo a la interrupción del servicio durante todo el verano y muestra de una obra que tendrá impacto para millones de habitantes que se desplazan en este servicio a diario.

Abran Paso conversó con Agustina Iono, delegada de la línea C e integrante de la Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro, y contó que el tiempo que tarda cada formación en pasar por cada estación se va a prolongar. “Antes la línea A tenía 23 formaciones y ahora sólo 11, eso hace que pase de haber de 3 minutos a 6 minutos la frecuencia entre subtes” afirmó.

La delegada agregó que en caso de rotura de alguna formación se puede extender aún más “No estamos previendo que se rompa ningún coche, pero son cosas que pasan, se puede romper una puerta y esa formación hay que pararla, en ese caso la frecuencia va a ser aún mayor”.

Desde el Gobierno Porteño, en palabras del Jefe de Gabinete Horacio Rodriguez Larreta, afirman que los nuevos coches tendrán un andar más cómodo y que la frecuencia será la misma ya que la velocidad de las formaciones es mayor. Ionno rechazo este planteo al considerar que podrian andar a 70 u 80 Kilómetros por hora, pero la realidad es que la velocidad máxima está preestablecida. Solo la cantidad de formaciones es lo que determina la frecuencia”.

La metro delegada no dejo pasar la oportunidad para hablar también del aumento de la tarifa. “Se llevan por delante su propia Ley” sostuvo. En efecto el articulado de la Ley de Subte establece que se debe hacer una auditoria dirigida por la autoridad de aplicación, en este caso Subterráneo Sociedad del Estado, para sacar tarifa técnica y establecer cuáles son los costos y que subsidio se necesita. A partir de este instante se podrá definir cuales es la tarifa que deberán abonar los usuarios.

Es interrogante es si se volverá a repetir la iniciativa que llevaron adelante los Metrodelegados el año pasado cuando convocaron a cientos de organizaciones sociales a la sede de su sindicato para definir acciones que apunten a retrotraer la tarifa. En ese entonces la medida de fuerza consistió en un levantamiento de molinetes en los horarios de mayor circulación. De todas formas, no lograron modificar la decisión que adoptó el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Asoma la discusión paritaria y aún persisten los impactos que generaron en millones de personas el paro de diez días que hicieron los trabajadores del subte en ese entonces. Augustina Ionno  contó que todavía no comenzaron las negociaciones paritarias y que esperan el llamado del ministerio de trabajo. “Ya presentamos el pedido para discutir nuestro salario y las condiciones de trabajo”. Nada asegura que trascurran unas negociaciones en las que el servicio no se vea interrumpido.

Mas allá de las manifestaciones de los integrantes de la Aociación de Trabajadores del Subte, los línea A volvió a funcionar y los usuarios no parecen estar molestos con las nuevas formaciones. Por el contrario, el aire acondicionado el ambiente perfumado que se puede encontrar en los trenes son uno de los elementos más destacables de las primeras obras del macrismo en su nueva responsabilidad con el subte.