RECHAZAN EL CIERRE DE LA CAUSA POR LA SALA ALBERDI

“Los jueces no declararon. Estaban molestos por la jornada que hicimos con la Red de Medio” dijo Esteban Ruffa, uno de los heridos de bala durante la noche del desalojo de la Sala Alberdi. Los sonidos que llegaban de la vereda del Teatro Colón esta vez no eran fruto de la creación de una sinfónica o una ópera, esta vez las vibraciones las provocaba una jornada artístico cultural organizada por la Red Nacional de Medios Alternativos y el ENECA para decirle a los responsables del juzgado que se encuentra enfrente que quieren ver presos a los responsables de impactar, con una bala de plomo, a dos periodistas.

“Presentamos un escrito redactado por nuestra abogada Maria del Carmen Verdu donde se exponen los fundamentos para decir porque la causa no tiene que caer en un juzgado de menores. El menor implicado fue sobreseído” comentaba Esteban, fotógrafo y periodista, al final de la jornada.

Con los elementos reunidos hasta ahora la policía identificó a los policías imputados por delito de tentativa de homicidio agravado.

Más tarde, Esteban comentó cómo determinadas decisiones políticas tienen impacto sobre el cuerpo de una persona. “El proyectil está incrustado en la tibia, yo creo que se desvió y luego impacta en mi pierna. Tengo el hueso resentido, pero no pasó a mayores. En estas últimas semanas tengo un dolor y estoy con traumatólogo. Puede ser que se haya formado una unión entre una arteria y una vena. Si es así lo podría tener hasta que sea anciano”

Y después habló el Esteban profesional “Fue un shock muy grande. Por sacar fotos nos están tirando balas de plomo. Hay que dar una construcción por una comunicación popular. Soy fotógrafo de conflictos sociales y con esto uno se da cuenta de la importancia de su trabajo”.

Los jueces Gustavo Alfredo Bruzzone, Mirta López González y María Laura Garrigós de Rébori presentaron un fallo de dos carillas que revocó la decisión de la titular del Juzgado de Instrucción nº 38 de declararse incompetente y remitir la causa de los heridos de bala en la represión de la Sala Alberdi a un juzgado de menores, para acumularla con la iniciada a raíz de la detención de cuatro jóvenes manifestantes la noche del 12 al 13 de marzo de 2013.

De los Santos y Ruffa fueron heridos por los disparos de las escopetas Mossberg calibre 12/70 portadas por policías de la DOEM (División de Operaciones Especiales Metropolitanas), cuerpo especializado en tareas de alta complejidad, y que fue integrado con agentes provenientes del GEOF (PFA), el Grupo Halcón (Bonaerense), los Albatros (Prefectura Naval), del ETER (Córdoba), las TOE (Santa Fe)  y el GEI (SPF). Uno de ellos, el oficial Nelson Maximiliano Acosta, fue identificado como el tirador gracias a las fotos y videos aportados a la causa por la RNMA. La hora y lugar precisos del ataque quedaron registrados en esas imágenes, en particular en la última foto que Esteban Ruffa tomó antes de recibir el impacto, a las 00:20 del 13 de marzo, cuando estaba en la esquina de Corrientes y Paraná. Tanto él como de los Santos, antes de intentar refugiarse de los

“Entendemos que asiste razón a los recurrentes respecto a que las actuaciones deben continuar su trámite ante la justicia de instrucción”, dijeron los camaristas, “pues, a nuestro criterio, la decisión de la magistrada de la instancia anterior no se ajusta a las constancias de la causa. (…) Ni siquiera se presenta como posible la hipótesis de que los aquí damnificados hubieran ejercido algún tipo de agresión contra el preventor. (…) La imputación contra los efectivos de la Policía Metropolitana -entre ellos, Acosta-, consistente en haber realizado disparos con escopetas, utilizando munición de uso prohibido (postas de plomo), no encuentra vinculación con el objeto procesal de las actuaciones de menores. (…) Estimamos que el auto cuestionado se exhibe desacertado, motivo por el cual debe ser revocado”.

Así, una vez que finalice la feria judicial de invierno, la causa en la que están imputados los policías metropolitanos, entre ellos Nelson Maximiliano Acosta, y a los comisarios de la PFA Pedro Carnero (Cría. 3ª) y Guillermo Calviño (DGO) deberá continuar su trámite ante la jueza de instrucción Wilma López.