Proyecto para la integración socio-urbana en el barrio Padre Mugica

Hoy ingresó el Proyecto de ley de la diputada Lía Rueda para llevar adelante el proceso de integración socio-urbana en el barrio Padre Mugica de Retiro.

El artículo 31 de la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires dispone que la Ciudad reconoce el derecho a una vivienda digna y a un hábitat adecuado, debiendo para ello resolver progresivamente el déficit habitacional, de infraestructura y servicios, dando prioridad a las personas de los sectores de pobreza crítica y con necesidades especiales de escasos recursos.

A partir del citado derecho constitucional reconocido, y con miramientos a una vasta regulación local y Nacional sobre urbanización de barrios carenciados, fueron dictadas las leyes 148 y 3343, las que propendieron a otorgar una solución a la problemática social y habitacional en las villas y núcleos habitacionales transitorios y a la urbanización de las villas 31 y 31 bis, respectivamente;

En 1998 la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires promulgó la Ley N° 148 la cual declara de atención prioritaria a la problemática social y habitacional en las villas y núcleos habitacionales transitorios. A su vez, esta ley,  previó la creación de una Comisión Coordinadora Participativa (C.C.P.) para elaboración del diagnóstico, propuesta, planificación y seguimiento de la ejecución de las políticas socio- habitacionales a desarrollarse.

En el año 2002 un equipo de docentes de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU) de la Universidad de Buenos Aires (UBA) comienza a relacionarse con la problemática referida al barrio 31. Bajo la conducción del arquitecto Javier Fernández Castro se impulsó una investigación orientada a comprender la relación entre la urbanización formal e informal de la Ciudad (UBACyT A401/04 – Las Articulaciones Ciudad Formal – Ciudad Informal. Una metodología de abordaje válida para la región”).

En 2006, organizaciones del barrio y referentes del mismo conforman la Mesa de Urbanización Padre Mugica.

En el año 2008 se considera el Anteproyecto mencionado como referencia para una futura urbanización de las Villas 31 y 31 bis. Luego de años de debates en las distintas comisiones de la Legislatura, el jueves 3 de diciembre de 2009 se vota por unanimidad la iniciativa Ley Nº 3.343 (publicada en el B.O.C.B.A. Nº 3358 del 09/02/2010), la cual dispone la urbanización de las Villas 31 y 31 bis con criterios de radicación definitiva.

En el transcurso del año 2010, se establece la creación de un espacio de trabajo y debate: la Mesa de Gestión y Planeamiento Multidisciplinaria y Participativa para la Urbanización de las Villas 31 y 31 bis. Este dispositivo participativo estuvo conformado por representantes del Poder Legislativo y Ejecutivo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y de la Nación, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, la Universidad de Buenos Aires, el Equipo Técnico que elaboró el Anteproyecto Barrio 31 Carlos Mugica y, a partir de la regularización electoral de su representación, los/as delegados/as y/o vecinos/as de las Villas 31 y 31 bis, entre otros.

El objetivo final de aquella Mesa consistía en la elaboración de un Dictamen que contendría los lineamientos para la urbanización de las Villas 31 y 31bis y su consolidación en el Barrio Carlos Mugica.

En el mes de enero de 2016, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires crea la Secretaría de Integración Social y Urbana Retiro – Puerto dependiente de la Jefatura de Gabinete de Ministros con el único propósito de diseñar estrategias, planes, políticas y proyectos vinculados a la integración urbana, social y económica Retiro – Puerto y de las Villas 31 y 31bis.

A lo largo de los últimos años las tensiones sobre la propiedad del suelo en donde históricamente se encuentran emplazadas las villa 31 y 31 bis, han provocado disrupciones y desencuentros ante la posibilidad de avanzar en un proceso homogéneo de urbanización. De este modo las diferencias sobre cómo abordar el diseño de políticas públicas ante tales disonancias no han permitido consolidar un mecanismo ajustado.

Luego de la sanción de la ley 3343 los avances en materia de reglamentación se vieron limitados ante estas tensiones. Si bien el dispositivo participativo creado por la ley, vale decir, la Mesa de Gestión y Planeamiento Multidisciplinaria y Participativa para la Urbanización de las Villas 31 y 31 bis, no solo facilitó la discusión al respecto, sino que, a la vez, propuso lineamientos claros sobre los distintos componentes que integran un proceso de urbanización, las restricciones sobre la disposición del suelo dieron origen, en aquel entonces, en una serie de dispositivos públicos para su tratamiento.

En esta inteligencia, se buscaba un diseño institucional bajo el propósito de que el Gobierno de la Ciudad pudiese celebrar los convenios necesarios con el Gobierno Nacional para poder realizar tanto la transferencia de dominio de los terrenos afectados con el objeto de lograr la urbanización con criterios de radicación definitiva, y la consiguiente y necesaria regularización dominial de las tierras.

A la fecha, habiendo sido creada la Secretaría de Integración Social y Urbana Retiro – Puerto dependiente de la Jefatura de Gabinete de Ministros, cuyo principal propósito redunda en el diseño de estrategias, planes, políticas y proyectos vinculados a la integración urbana, social y económica de las Villas 31 y 31bis, corresponde revisar el diseño institucional propuesto por la Mesa de Gestión y Planeamiento Multidisciplinaria y Participativa. En esta oportunidad desprovista de las tensiones mencionadas, y sus paliativos para sobrellevarlos, siempre que resulta necesario e indispensable relacionar un proceso de esta naturaleza a la disposición armónica del suelo en favor de una unidad ejecutora, contando en la actualidad con una repartición publica a tal efecto.

El presente proyecto promueve los mecanismos y disposiciones resultantes de las experiencias anteriores con el único objeto de relacionar sus esfuerzos con el actual proceso que desarrolla la Secretaria mencionada, todo ello con la ambición de vincular institucionalmente ambas iniciativas.