Próxima estación: conflicto

En el séptimo día de paro del subte, el delegado de la línea C Néstor Piriz dialogó con Abran Paso para entender por qué es tan difícil llegar a un acuerdo.

Hace una semana que las seis líneas de subterráneos y el Premetro se mantienen fuera de servicio por el paro que llevan a delante sus trabajadores en reclamo de aumento salarial del 28%, entre otras demandas. Ya van siete días y la solución parece lejana. Por un lado, los metrodelegados decidieron “impugnar” la conciliación obligatoria dictada por el gobierno porteño. Por el otro, la empresa no cede. El delegado Néstor Piriz aseguró que los trabajadores no van a levantar la medida de fuerza  hasta que no se cumplan las mejoras salariales reclamadas, que ascienden a un aumento del 28 por ciento  “A medida que pasan los días más compañeros se acoplan a la lucha”, aseguró el delegado de la línea C en comunicación telefónica con Abran Paso. “La inflación subió, se licuó nuestro salario y hace un año y medio que no recibimos aumento salarial. Y nuestro bolsillo lo siente”, remarcó el delegado minutos antes de que comenzara la reunión que no conduciría a ningún acuerdo luego de que se cumplieran los 7 días de paro de  la  Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (AGTSyP).

En ese sentido, Néstor Segovia, dirigente de los Metrodelegados, aseguró que no van a firmar un acuerdo del 23% de aumento ofrecido, como si lo realizó el gremio de la UTA a quienes tildó de chantas. “La empresa todavía no realizó una oferta concreta de mejora salarial para generar las condiciones que permitan levantar la huelga”, declaró Segovia para Infobae.

Por su parte, el titular de la Unión Tranviarios Automotor  Roberto Fernández, sí reafirmó que su gremio acordó el aumento del 23% motivo por el cual acató la conciliación obligatoria y expresó preocupación por la actitud de los trabajadores enrolados en la AGTSyP

Para los Metrodelegados, sin embargo, “se llegó al séptimo día de un conflicto, que continuará por lo menos hasta mañana, provocado por la negativa del gobierno de la Ciudad a funcionar como autoridad de aplicación- advierten en un comunicado de prensa- Metrovías tuvo una actitud dilatoria que no demostró a la hora de percibir un aumento tarifario. La estructura gremial de la UTA cerró filas con empresa y gobierno, sin pensar en los trabajadores”.

A su vez, el referente de la AGTSyP Roberto Pianelli sumó otro elemento en la negociación para destrabar el conflicto  al afirmar en Infobae que “el otorgamiento de la personería gremial al sindicato de subterráneos es indispensable”. También reclamaron que  Metrovías se ponga al día con los salarios y las  condiciones laborales y que Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) ejerza efectivamente la concesión.

“Este conflicto es creado por Macri al no hacerse cargo de algo clave para la autonomía de la Ciudad como es el manejo del subterráneo y también por el Gobierno Nacional de aplanar la realidad y querer sacar una confrontación con el macrismo. En esta pelea ficticia Metrovías queda a un lado y sigue ganando plata, ya sea en forma de subsidio o boleto de subsidio que entra al grupo Roggio” opinó el diputado porteño Rafael Gentilli, quien elaboró un informe de la gestión de Metrovías. “En la Ciudad de Buenos Aires tendrán que ponerse blanco sobre negro los intereses de cada parte y las compensaciones de costos que tiene cada parte sin olvidar que la Ciudad de Buenos Aires con respecto a otras provincias tiene un ventaja competitiva en terminos de recursos.Todas esas cosas hay que hacerlas pero no se puede hacer un marco de disputa y de pirotecnia verbal, sino en un marco de cooperación y pensar que la principal preocupación del  gobernante es solucionarle problemas al argentino, no crearle problemas” finalizó el diputado, en diálogo con Abran Paso.