Protestas contra los despidos en Perfil

Trabajadores de prensa reclaman la reincorporación de tres periodistas despedidos injustificadamente en diciembre. Diego Martínez, delegado de Página/12, denunció que la empresa también amenaza con desguazar el sector fotografía.
Según relató Martínez al programa Código de Barras, “todos los años tenemos situaciones de despidos en Perfil, telegramas y retiros voluntarios. Hace un par de meses vienen amenazando con prescindir de parte de la sección de la sección de fotografía. En su momento sacaron un comunicado, sin ningún pudor, que con las nuevas tecnologías se puede prescindir de los fotógrafos”, criticó el delegado.
Además, Martínez indicó que “la empresa mandó telegramas de despido a siete trabajadores, que estaban en lo que ellos llaman el “Fondo Editorial”, una oficina donde te mandan y no te dan trabajo. Y eso mismo lo usan también como excusa para explicar que esa fuerza de trabajo es prescindible, que fue lo que pasó con estos compañeros. Después reincorporaron a cinco y hay tres que siguen sin laburo. Y sigue el paro en solidaridad con ellos”.
El trabajador de Página/12 contó que desde el Colectivo de Trabajadores de Prensa hicieron, el año pasado, una encuesta que respondieron casi 400 trabajadores, para cuantificar cuántos están en planta permanente y cuántos son colaboradores, una figura que consiste en periodistas y fotógrafos le facturan por cada trabajo que realizan a las empresas de medios de comunicación.
Según el propio Estatuto del Periodista, aquellos trabajadores de prensa que realicen más de 23 notas (sean en la redacción o en fotografía), deberían ser considerados periodistas del diario, y las empresas tendrían que contratarlos, pagarles los gastos de aportes jubilatorios y de obra social. Sin embargo, muchos medios no cumplen con el estatuto, y la figura del colaborador “se ha tergiversado”, explica Martínez, quien agrega que es una figura que se ha naturalizado, y que la mayoría de las compañías o “congelan” a los trabajadores al llegar a la nota número 23, o no cumplen con el estatuto y no los contratan como deberían. “En la mayoría de los diarios y revistas, después de la nota 24 seguís siendo un facturero, un proveedor externo. Esa es la palabra que también usa el estatuto. Y esa situación, lamentablemente, esta naturalizada, sobre todo desde principios de los 90, cuando apareció el Monotributo.