Proponen que los vecinos decidan los nombres de los CeSAC

La diputada de la Ciudad Gimena Villafruela presentó un proyecto de Ley con el objetivo de establecer un mecanismo de participación ciudadana para la selección de una nomenclatura de los Centros de Salud y Acción Comunitaria (CeSAC).

Los CeSAC fueron creados en el año 1984 mediante la Ordenanza Nº 39.764 con el objeto de instrumentar un programa que permita la ampliación de la cobertura, extensión de servicios y de acción comunitaria en los “Centros de Salud” existentes en ese entonces. A partir de la sanción esta norma se denominaron “Centros de Salud y Acción Comunitaria”.

El programa de ese entonces contemplaba la extensión de la cobertura de forma gradual a las áreas de salud materno-infantil, nutrición, odontología, salud mental con equipo multidisciplinario, prevención de la toxicomanía y alcoholismo, control de enfermedades transmisibles, educación para la salud y saneamiento ambiental, así como también prestaciones de acción comunitaria con una estrecha participación de la población de la zona de influencia de cada centro.

Sin embargo, producto del desarrollo progresivo del sistema de salud de la Ciudad y de los avances sociodemográficos y normativos de la misma, en el año 2018 se sancionó la Ley Nº 6.133 que amplió las prestaciones que se brindan en los diferentes CeSAC. A los servicios de salud que prestaban los centros se sumaron el diagnóstico precoz y tratamiento oportuno de todas aquellas afecciones que pudieran ser tratadas en forma ambulatoria, sin requerir internación.

Actualmente la Ciudad de Buenos Aires cuenta con cuarenta y cinco (45) CeSAC distribuidos entre las quince (15) Comunas. 

Con el paso de los años, los CeSAC se han convertido en un elemento de vital relevancia en el sistema de salud pública de la Ciudad de Buenos Aires. Cumplen una función elemental vinculada a la descentralización del sistema de salud, brindando una atención primaria de calidad a los vecinos de la Ciudad y permitiendo acortar las distancias entre ellos y el sistema de salud. La Ciudad logró de esta manera acercar la salud a los vecinos. 

Asimismo estos centros permiten reducir el volumen de personas que acuden a los Hospitales Generales, lo que ocasiona una optimización en el uso de los recursos y posibilita destinar la atención en los grandes de centros de salud a pacientes con patologías más complejas.

Si bien los CeSAC están regulados por la normativa citada anteriormente y por una multiplicidad de resoluciones y disposiciones de índole administrativa por parte del Poder Ejecutivo, ninguna de ellas refiere explícitamente a como debe ser su nomenclatura.

Actualmente los CeSAC se encuentran identificados por un número y por el nombre del barrio en el cual se encuentran ubicados, lo cual dificulta su identificación (ya que la numeración no mantiene relación con la ubicación geográfica o la comuna en la cual se encuentra ubicado el establecimiento) y los hace tener menos arraigo cultural en el imaginario social, a diferencia de lo que ocurre con los hospitales, las escuelas o los jardines, los cuales son recordados habitualmente por los vecinos por su nombre, más que por el número y distrito escolar que les correspondan.

Por otra parte, es importante destacar que la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires cuenta con institutos de participación ciudadana muy valiosos como la audiencia pública, la consulta popular, la tribuna popular, la participación de la ciudadanía en las reuniones de las distintas comisiones de asesoramiento permanente y por ende tiene una tradición consistente en hacer participar a los vecinos en la toma de decisiones, siempre dentro del marco de lo que manda su reglamento y la Carta Magna de la Ciudad.

A su vez, el Poder Ejecutivo, en el marco de sus competencias, también viene implementando desde hace mucho tiempo distintas iniciativas tendientes a garantizar la participación de la ciudadanía en la toma de decisiones y en la definición de políticas públicas tales como el espacio denominado “Comisarias Cercanas”, el programa BA Elige o la iniciativa Dialogando BA, así como también a través de las reuniones de vecinos que se realizan frecuentemente en cada barrio y en donde participan tanto el Jefe de Gobierno como sus funcionarios.

En este marco, en el pasado reciente se han realizado experiencias exitosas de participación ciudadana tendientes a la nomenclatura de diversos espacios públicos que se han ido generando producto del accionar del plan de gobierno. Por ejemplo, a través de un procedimiento participativo impulsado por el Poder Ejecutivo, se sometieron al voto de la ciudadanía diferentes opciones para darle nombre a las nuevas calles de la denominada “villa olímpica”. Los nombres electos fueron luego remitidos a nuestro cuerpo legislativo a través de un proyecto de ley que fue posteriormente aprobado, cumpliendo con el procedimiento de doble lectura establecido por los artículos 89 y 90 de la Constitución de la Ciudad.

De acuerdo a lo anterior, este proyecto de ley representaría un paso más en este camino de fomentar la participación ciudadana al encomendarle al Poder Ejecutivo el diseño y realización de este modelo de mecanismo para la nomenclatura de la totalidad de los CeSAC que se encuentran en la CABA y para los que en el futuro se creen.

Con respecto al dispositivo de participación ciudadana, la elección de los nombres se realizará respetando los requisitos establecidos por el artículo 5º de la Ley Nº 83 de Nomenclatura Urbana, a los fines de otorgarle coherencia y unidad a los nombres de los CeSAC con relación al resto de la nomenclatura vigente en la Ciudad.

Asimismo los nombres que se elijan deberán estar relacionados con el campo de la ciencia, la salud, los derechos humanos o la acción social, en concordancia con el objetivo que persiguen los CeSAC.

Además que las personas que sean elegidas hayan nacido o residido por un mínimo de cinco (5) años en la Comuna en la cual se encuentre ubicado el CeSAC, con el objetivo de que los nombres tengan algún tipo de anclaje o de historia relacionada con la comuna o el barrio en donde se encuentre ubicado el CeSAC que se quiera nomenclar, a los fines de generar una cierta empatía y conexión emocional con el vecino.

Como rasgo destacado en este proyecto, se establece la paridad de género en la nomenclatura elegida, a los fines de continuar fomentando políticas públicas que incluyan a la participación de las mujeres y reconozcan su valioso aporte en los distintos campos del trabajo y del conocimiento que muchas veces ha sido invisibilizado.

Por último, se deja en claro de que el mecanismo de participación Ciudadana deberá culminar con la presentación de las propuestas ganadoras a través de un proyecto de ley presentado por el Poder Ejecutivo ante la Legislatura, de manera de respetar lo establecido por los artículos 81, inc. 7) y 89 y 90 de la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires en relación a la imposición de nombres a sitios públicos.