Proponen que la instalación de detectores de monóxido de carbono sea obligatoria

Natalia Fidel, legisladora de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Vamos Juntos), presentó un proyecto de ley con el objetivo de evitar intoxicaciones en los hogares de la Ciudad de Buenos Aires. 

En nuestro país la intoxicación por monóxido de carbono es una de las principales causas de muerte por envenenamiento. El monóxido de carbono es una sustancia tóxica que ingresa al cuerpo a través de la respiración y suele provocar debilidad, cansancio, somnolencia, dolor intenso de cabeza, náuseas, vómitos, dolor en el pecho, aceleración del pulso, desmayos, y si no se asiste inmediatamente, sea abriendo una ventana o puerta del lugar intoxicado para que se inhale aire fresco, o la aplicación de oxigeno en casos más graves, puede producir la muerte de las personas.

Este tipo de monóxido es altamente peligroso porque no es detectable a través de los sentidos debido a que carece de olor, sabor, color, y no irrita los ojos ni la nariz.

Del mismo modo, las pérdidas de gas natural a través de artefactos que funcionan de forma deficientes (calefactores, calefones, hornallas, etc.) es muy peligroso y puede provocar la muerte a las personas que lo inhalan y causar explosiones en ambientes de nula ventilación en caso de encenderse algún artefacto eléctrico o llama, como ha sucedido lamentablemente en varias oportunidades en la Ciudad.

Resulta imperativo contar con un dispositivo capaz de alertar cuando sus concentraciones en el ambiente alcanzan niveles peligrosos para la salud y la vida.

Actualmente en el mercado es posible encontrar diversos productos capaces de detectar concentraciones peligrosas de monóxido de carbono y de gas. La obligatoriedad de su instalación es un paso necesario para resguardar a los vecinos de este tipo de accidentes muchas veces fatales.

Según datos del año 2014, la Guía de Prevención, Diagnóstico, Tratamiento y Vigilancia Epidemiológica de las Intoxicaciones por Monóxido de Carbono realizada por el Ministerio de Salud, se registraron más de 2500 casos de accidentes relacionados con la inhalación de monóxido de carbono en el país; de ese total, 200 fueron casos mortales.

El proyecto de ley tiene por objeto la reducción de los siniestros ocurridos por intoxicación con monóxido de carbono y por fugas de gas natural en los edificios de departamentos de vivienda o de oficinas construidos en el territorio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Con la obligatoriedad de la instalación de detectores de monóxido de carbono y de gas en los edificios que en adelante se construyan en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires será posible prevenir nuevos casos de accidentes y muertes.