Proponen llamar Tita Merello a una estación de subte

El proyecto de la diputada de la Ciudad María Karina Spalla pretende dar reconocimiento a una artista popular destacada,  la señora Laura Ana Merello, conocida bajo el seudónimo de Tita Merello.

Tita Merello fue una de las más prestigiosas cantantes de tango de Argentina. Su personalidad singular y su manera de interpretar los tangos, le valieron el cariño del público. También realizó una extensa carrera en el cine, con 40 filmes en su haber.

Nacida en Buenos Aires el 11 de octubre de 1904, fue criada en un orfanato, del cual no obtuvo siquiera educación formal. Siendo niña trabajó en el campo, pero a los 15 años, retornó a Buenos Aires, donde comenzó a trabajar como corista en un teatro del bajo portuario, el Teatro Bataclán.

A la edad de 20 años, “la Merello” aprendió a leer y escribir, y también a bailar. En la segunda mitad de la década de 1920, grabó sus primeros discos de tango. En la década del 30, se convirtió en periodista de la revista Voces. Fue una destacada compositora de letras de tango.

Según el sitio www.antesydespues.com.ar, Tita “…Siempre dió muestras de una gran entereza, que le ayudaron a superar contratiempos como los que sufrió en 1955, tras la caída del General Perón, época en la que debió trabajar en parques de diversiones debido a que le fueron cerradas todas las puertas. Luego de aquella brillante etapa llegó el ostracismo artístico. Fueron años muy duros de sacrificio y sinsabores y paulatinamente fue reapareciendo en algunos espectáculos. La TV le brindó la posibilidad de volver a cantar tangos al tiempo que mostraba sus dotes como ser humano. “La Madre María” marcó su brillante retorno al cine nacional, luego de su etapa de ostracismo…”

Tita, por problemas de salud, se alejó de los escenarios, pero mantuvo su actividad en la radio, donde conducía un programa periodístico- autobiográfico, en el cual entrevistaba a personalidades del espectáculo porteño.

Entre sus inolvidables éxitos, destacamos el tango “Trago amargo”, con el que debutó en el Maipú, y que abrió una lista de inolvidables interpretaciones, entre las que figuran: “Leguisamo solo” hasta su máxima creación, el tango “Se dice de mí”, que estrenara en el Mercado del Abasto

En el cine, Tita hizo su debut en la primera película sonora del cine argentino, con la película “Tango” (1933). También tuvo apariciones en “Cándida”, “La fuga” (1937), “Morir en su ley”, “Filomena Marturano”, “Arrabalera”, entre otras, completando una lista de 40 filmes.  En 1972, apareció su libro autobiográfico, titulado “La calle y yo”.

En cuanto al legado de su obra discográfica, escribe Oscar del Priore, en la Revista “TangoXXI” Año 7 N°16 – Junio de 2000:

“…Lamentablemente, Tita grabó muy poco si consideramos su extensa trayectoria entre 1931 y 1954, época de esplendor según testimonian sus películas”. Quien esto escribe considera que sus mejores discos son los realizados con el acompañamiento del maestro Francisco Canaro, versiones prácticamente insuperables, y donde su estilo y su voz están prácticamente en plenitud. Además la orquesta se complementa admirablemente con la artista…”.

Nadie En televisión, Tita participó de diversos programas, incluso protagonizando espacios de opinión con sus ideas, que si bien eran muy lejanas de los movimientos feministas, marcaban que su obsesión era “LA MUJER”.

Sus dichos eran directos, fuertes, tales como “Necesito hablar con las mujeres, decirles que no duerman siesta, pues ello engorda y envejece”. También han quedado en la memoria sus referencias a los exámenes ginecológicos, que le valieron la burla de sus pares, en un contexto en el que la sociedad reprimía la salud reproductiva de la mujer.

Tita defendió a muerte la independencia de la mujer, su posición y lucha en la sociedad.

Fue reconocida (entre otros) en dos oportunidades con los premios Konex: En el año 1981, en el rubro Espectáculos, fue galardonada con el Diploma al Mérito – Actriz Dramática Cine y Teatro, y en 1985, en el rubro Música Popular, obtuvo el Diploma al Mérito – Cantante Femenina de Tango.

Tita Merello falleció el 24 de diciembre de 2002, con 98 años de edad.

La propuesta consiste en adjuntar al nombre de la actual estación Florida de la Línea B de Subterráneos ya que que Tita vivió en las cercanías de ella. Esta línea se ha convertido en el bastión tanguero de la Ciudad, habiéndose denominado Carlos Gardel a la vieja estación Abasto y Pugliese a Malabia. Es entonces que esta línea refleja el sentir de la música popular porteña y mediante ella, se van hilvanando los artífices de su esplendor.

Esta iniciativa permitirá alcanzar un sentido y justo homenaje a una artista popular de excepción, cumpliendo de alguna manera, con su pedido realizado en 1999:

“A todos los argentinos les pido que no se olviden de mi, gracias por creer que fui algo más de los que soy”.