Proponen conservar República de Cromañon como un espacio de memoria colectiva

Un grupo de familiares y sobrevivientes de la tragedia ocurrida el 30 de diciembre de 2004 presentó un proyecto de ley en la Legislatura porteña para que se declare de utilidad pública y sujeto a expropiación el inmueble ubicado en la calle Bartolomé Mitre 3060 entre Ecuador y Jean Jaures, donde funcionó el boliche República de Cromañon. 

Según el artículo 2 del proyecto presentado, “La edificación existente en el inmueble expropiado deberá resguardar los elementos testimoniales que hacen a su valor histórico-cultural y configuran la memoria histórica colectiva de la Ciudad”.

Cromañon es una de los hechos más trágicos que se recuerda en la Ciudad de Buenos Aires. Se trata de una violación a los derechos humanos, a la vida, a la integridad física y a la seguridad personal. El Estado reconoció su responsabilidad y garantizó instancias reparatorias.

El proyecto de expropiación de República de Cromañón y preservación del Santuario tiene como objetivo crear un espacio para la memoria, considerando integralmente tanto el local como la calle aledaña y el “santuario” armado por familiares y sobrevivientes para recordar a las víctimas fatales, es un imperativo para estos tiempos y deberán ser protegidos por el Estado.

La creación de un espacio integral para la memoria colectiva, significaría una instancia reparatoria para los sobrevivientes y familiares; pero a la vez afecta al conjunto del pueblo de la Ciudad y el país, toda vez que Cromañon marco un antes y un después en la historia de la corrupción política y administrativa durante el periodo democrático. Se trata de un espacio para que las futuras generaciones puedan recordar lo que nunca mas debería ocurrir.

La propuesta de los familiares se consolidó cuando tomaron conocimiento de las gestiones dispuestas para disponer el inmueble y hacerlo objeto de operaciones comerciales. Ante esa situación, el 30 de enero pasado enviaron una carta al jefe de Gobierno Horacio, Rodríguez Larreta, donde afirman que esa decisión les impedirá disponer de “un lugar adonde concurrir a venerar a nuestros familiares y amigos, peor aún, se perdería la memoria, y esto agravia al pueblo de la Ciudad en su totalidad”.

Ahora, será el Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y su bloque mayoritario en la Legislatura, quienes deberán decidir si reconocen el pedido realizado por familiares y sobrevivientes.

Deja un comentario