Proponen la creación de un “Fondo Verde”

La Ciudad necesita espacios verdes bien distribuidos en todas sus Comunas con un arreglo espacial que permita su conectividad. Se busca garantizar los ingresos necesarios para que el Estado de la Ciudad pueda invertir en espacios públicos.

Un proyecto del diputado de la Ciudad Juan Manuel Valdez propone mejorar la calidad y cantidad del arbolado urbano, de plazas, parques públicos y formalizar la creación de biocorredores urbanos. También se podrá aumentar de manera progresiva la superficie de espacios verdes públicos en todas las comunas, con el objetivo de alcanzar los 20 metros cuadrados por habitante recomendados por la Organización Mundial de la Salud. Es fundamental la creación de terrazas y pulmones verdes. La Ciudad de Medellín ha tenido grandes resultados en este sentido durante los últimos años, generando una ciudad sustentable.

Es fundamental para el ambiente de la Ciudad, y el sostén de una vida saludable, que exista un fondo con la finalidad de crear espacios verdes públicos, que permitirá elevar lo índices en la materia, y acercar a los objetivos que recomiendan los organismos de salud a nivel mundial.

El Código Urbanístico de la Ciudad define en el punto 1.4.4. (“Conceptos de Ciudad Verde y Compromiso Ambiental”) a los Espacios Verdes como  áreas destinadas a uso público parquizado o agreste cuya característica es el predominio de especies vegetales y suelo absorbente. Es decir, podemos definir al espacio verde como un terreno que posea la mayor cantidad de suelo absorbente vegetado.

Nuestra Constitución Nacional, establece en su Artículo 41: “Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley. Las autoridades proveerán a la protección de este derecho, a la utilización racional de los recursos naturales, a la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica, y a la información y educación ambientales…”. Y la Constitución de la Ciudad nos habla de los derechos ambientales en su capítulo 4: “El ambiente es patrimonio común. Toda persona tiene derecho a gozar de un ambiente sano, así como el deber de preservarlo y defenderlo en provecho de las generaciones presentes y futuras.”  (Artículo 26).

Los derechos ambientales fundamentales que son parte de la Carta Magna Nacional y de nuestra Ciudad, no se reflejan en C.A.B.A. Cuando hablamos de espacio verde por habitante en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, debemos mencionar que sus números son bajos y sus proyecciones a futuro son nulas. Tan solo 5,56 m2 por habitante es considerando espacio verde público y privado. Solo teniendo en cuenta los públicos, el número baja a aproximadamente a 3 m2. Es deficitario en relación a lo que sugiere la Organización Mundial de la Salud: la recomendación mundial es de entre 15 m2 y 20 m2 por habitante

Si bien la situación es preocupante en términos generales, se profundiza según la comuna de la Ciudad de la cual hablemos. Las comunas periféricas (1, 8, 9, 12, 13 y 14), tienen las mayores extensiones de espacios verdes. En números, las únicas comunas que superan el mínimo sugerido por la OMS son la 8 (22.28 m2/hab), la 1 (15,54 m2/hab) y la 14 (10,16 m2/hab). Estos datos no son menores, ya que la mayor cantidad de espacios verdes se encuentran en la periferia de la Ciudad, mientras que la mayoría de la población vive en el centro. Las comunas que se encuentran en el centro de la Ciudad, no llegan a los 2 m2/hab. La situación más crítica la llevan las comunas 3 y 5, con menos de 0,18 m2/hab. 

La Ciudad de Buenos Aires está segunda en el ranking de las peores de América Latina en cuanto a la cantidad de metros cuadrados de espacios verdes por habitantes.

¿Por qué es importante el desarrollo de espacios verdes en la Ciudad?

  • Ralentiza la caída de agua de lluvia funcionando como
  • Espacio absorbente para disminuir los riesgos de inundaciones
  • Reduce ruidos y contrarresta el efecto isla de calor.
  • Regulan la temperatura y la humedad. 
  • Amortigua ruidos.
  • Producen oxígeno, filtran la polución y absorben los contaminantes, lo que previene enfermedades y estrés.
  • Regulan la temperatura y la humedad.
  • Amortigua ruidos.
  • Almacenan carbono para contrarrestar las consecuencias del cambio climático.
  • Son un lugar de paseo, de relajación o de ocio y esparcimiento.
  • Ayudan a prevenir enfermedades y estrés.
  • Filtra el aire urbano
  • Aumenta la calidad de vida y el desarrollo de actividades al aire libre

Aparte de sus numerosas funciones sociales, debemos comparar la situación de espacios verdes en el resto de las grandes ciudades de la región. La comparación nos hace dimensionar lo mal que estamos en C.A.B.A.:

En Bogotá, Colombia, se cuenta con 16,9 metros cuadrados por habitante; São Paulo, Brasil, cuenta con 11,58; Montevideo casi triplica los metros cuadrados de espacios verdes por habitante de nuestra Ciudad y en nuestra nación, Rosario supera los 10,4 metros cuadrados. En Latinoamérica, Curitiba lidera el ranking, con más de 50 m2 de espacio verde por habitante.