PRINCIPIO DE ACUERDO EN EL CONFLICTO DE LA COOPERATIVA LUCHA Y TRABAJO

Los trabajadores de la Cooperativa “Lucha y Trabajo”, luego de 74 días de conflicto y en el tercer día de toma del Ministerio de Desarrollo Económico del GCBA, recibieron una importante respuesta aunque aún no logran recuperar todos los puestos de trabajo. El acuerdo por ahora establece la reincorporación de los primeros 15 trabajadores.

“Despues de 74 días de lucha y tras el tercer día de ocupación del Ministerio de Desarrollo Económico del G.C.B.A. por parte de los trabajadores de la Cooperativa Lucha y Trabajo, le torcimos el brazo al sector duhaldista del Gobierno de Macri. SE REINCORPORAN LOS PRIMEROS 15 TRABAJADORES a sus puestos de trabajo de los 36 que fueron dejados en la calle por parte de este ministerio” plantea un comunicado de la organización.

Además de los empleos mencionados, la Cooperativa recibió 12 reincorporaciones a partir de contratos otorgados por el Ministerio de Educación en el mes de Febrero. Las tareas que realizan los contratados por esta dependencia consisten en realizar limpieza y mantenimiento de escuelas de la Ciudad de Buenos Aires.

Al acuerdo se llegó en el tercer día de la ocupación, en el momento en que 4 trabajadoras estaban encadenadas en las rejas del ministerio, con la Av. de Mayo totalmente cortada y varios canales de televisión transmitiendo en vivo. Todo esto después de romper las maniobras de extrañas cooperativas de vivienda que intentaron ingresar a la ocupación y enfrentar cuerpo a cuerpo el cerco y los preparativos de la Policía Metropolitana.

El acuerdo contempla la firma de un primer convenio para los 15 trabajadores con una tercera cooperativa que sea propuesta por la Cooperativa Lucha y Trabajo. Dichos convenios serán traspasados en el futuro a Lucha y Trabajo.

La mayoría de los integrantes de esta entidad son vecinos de origen boliviano que habitan los barrios y asentamientos  de la zona sur de la Ciudad. Se organizan en cuadrillas de trabajo y eligen a un delegado por cuadrilla. Llevan adelante un sistema de puntaje para distribuir los puestos de trabajo en el cuál los que más participaron de las medidas de fuerza son quienes tienen prioridad a la hora de acceder a dichas instancias. Además establecen un mecanismo rotativo donde combinan su labor en la Cooperativa con otros trabajos ocacionales.

Un debate importante tiene que ver con el tipo de contratación y la relación de dependencia. El gobierno de la ciudad considera que tiene un contrato con una Coooperativa de trabajo y que esta a su vez contrata empleados para realizar determinadas labores. Los integrantes de la organizaciones consideran que este es un formato de trabajo precario porque en realidad son empleados del gobierno de la ciudad por lo que deberán tener un convenio como trabajadores estatales donde su empleador les provea cargas sociales, obra social y todos los derechos que tiene cualquier empleado según la legislación nacional.

Por eso, regularmente las organizaciones sociales realizan el pedido de una actualización salarial y establecen una suerte de paritaria con el objetivo de exigir mejoras en sus condiciones laborales al Gobierno de la Ciudad. La respuesta de los funcionarios siempre es que los acuerdos salariales deben ser negociados con las propias cooperativas y no con ellos, por no es el ejecutivo quien realiza la contratación de personal.

El debate continua y sin dudas es una de las cuestiones fundamentales en lo que hace a las políticas de empleo no solo en Capital Federal sino en todo el país.