Primer Comisarías Cercanas de 2020, con el eje al sur de Plaza Miserere

Vecinos por la seguridad. Se realizó el primer Comisarías Cercanas del año y el eje estuvo en la zona sur de Plaza Miserere.

Autoridades policiales hablaron de refuerzos para la zona de Mitre, Jujuy, Loria y Belgrano.

Este jueves 2 de enero se hizo el primer encuentro de Comisarías Cercanas del año. En cada dependencia, las autoridades debaten con los vecinos sobre problemáticas locales. En la Comisaría Vecinal 3-A (Lavalle 2625, casi Pueyrredón) se enfatizó sobre robos, riñas y narcomenudeo al sur de Plaza Miserere. Es un asunto de larga data, del cual se encargó este medio en varias ocasiones.

Estuvieron presentes el jefe de Comisaría Vecinal 3-A, Orlando Quintana; Juan Romero, responsable de la División Sumarios y Brigadas en la Comisaría Comunal 3 (Lavalle 1958), la presidenta de la Junta Comunal 3 (Balvanera y San Cristóbal), Silvia Collin; oficiales y efectivos de brigadas; también funcionarios del Poder Ejecutivo porteño.

Las autoridades policiales al comienzo del encuentro, que inició pasadas las 18.20, hablaron de un “servicio más ambicioso” para vigilar hacia el sur de la Plaza Miserere (Pueyrredón y Rivadavia).

De este modo, confirmaron que desde esta semana inicia una planificación de prevención del delito que incluye cinco brigadas en distintos horarios para cubrir las 27 manzanas entre las avenidas Jujuy y Belgrano y las calles Bartolomé Mitre y Sánchez de Loria.

“Al proyecto lo llamamos Sin narcomenudeo en Once”, dijo Romero y agregó: “Nos lo propusimos y esperamos que de acá a dos meses haya cambios. Entre el 30% y el 40% del personal de la Comuna va a estar avocado a esta zona”.

Quintana coincidió y señaló que este “es uno de los cuadrángulos vulnerables y afectados” de la Comuna de Balvanera y San Cristóbal. En particular, destalló que hay “calles problemáticas” como Urquiza, La Rioja, Hipólito Yrigoyen.

Sumó que las autoridades policiales de la Comuna 3 pidieron tres cámaras al Ministerio de Justicia y Seguridad porteño: para Moreno y Catamarca, Alsina y La Rioja; Catamarca e Yrigoyen. 

Pidieron a los vecinos presentes que denuncien en todo momento cualquier hecho de inseguridad. También hablaron de lograr un trabajo mancomunado entre las distintas áreas del Estado porteño. Hablaron de complementarlo con intervenciones del Ministerio porteño de Espacio Público e Higiene Urbana o del BAP (Buenos Aires Presente, programa del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat para asistir a gente en situación de calle).

Los vecinos que hicieron uso de la palabra también se refirieron a esta zona. Hugo, vecino de Catamarca y Moreno, rememoró que en el encuentro anterior de Comisarías Cercanas había planteado que en esa zona había problemas de prostitución y narcomenudeo, incluso riñas entre grupos de personas. Dijo que desde entonces hay un policía en esa esquina y que las cosas han mejorado. 

Señaló que a futuro abrirá la escuela inicial pública de la Plaza Manzana 66 en esa esquina y que es necesario reforzar la prevención del delito. También mencionó la posibilidad de mejorar la iluminación, sobre todo en la calle Deán Funes, donde reportó que, entre Belgrano y Moreno, hay coches donde pernoctan personas.

Aparte del agradecimiento a las autoridades policiales, dijo que hay muchos vecinos que de boca en boca están poniéndose en contacto en este rincón al sur de Plaza Miserere. Los efectivos recomendaron seguir en contacto. 

Luego, una de las vecinas del “Polo Falopero” (Moreno, Catamarca, 24 de Noviembre y Av. Rivadavia) dijo que sobre Urquiza al 200 hay una bailanta clandestina donde, denuncia, se vende droga. Dijo que en las últimas semanas funciona solo a puertas cerradas y con la música baja, lo que dificulta hacer denuncias a fin de lograr su clausura. Alertó por mucha venta de droga en torno a Alsina y La Rioja. 

Dijo que hace poco se instaló una consigna policial y que la cuadra “está limpia”. El comisario dijo que no la retirarán ya que advierte el efecto disuasivo. 

La vecina alertó que en los últimos días vio a personas con armas blancas en la vía pública vendiendo droga. Aseguró que se trata de gente que vende y que vive en esas cuadras (puntualizó que en hoteles clandestinos montados en locales comerciales a la calle), no se trata de personas que vienen de afuera del barrio. 

También le pidió a la presidenta de la Junta Comunal Silvia Collin que intervenga para hacer tareas de limpieza y mantenimiento del espacio público. 

Uno de los puntos álgidos de la reunión fue cuando Alberto Aguilera de la red de vecinos por la Manzana 66 criticó el desempeño de los comisarios en particular y de la Policía de la Ciudad en general: “Esto viene de hace años. Les dijimos que es una zona complicada. Los vendedores de droga solo se han movido una cuadra. Queremos que se limpie la zona de una forma definitiva. Nos hartaron, por eso vamos a hacer reclamos ante la Justicia federal”.  Las autoridades policiales no contestaron al respecto. 

Además, retomó y se refirió a las autocríticas hechas por funcionarios del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño durante el último Foro de Seguridad Pública de la Comuna 3 de 2019 sobre la prevención del delito en Once. 

Al este de la avenida Jujuy, un vecino se refirió a la venta de droga sobre Alsina, entre Alberti y Saavedra. Pidió una cámara de videovigilancia y agradeció que se haya reforzado la presencia policial en esa cuadra.

Otra vecina habló de problemas con casas tomadas y venta de droga en Sarmiento, a la altura de Jean Jaurés. Las autoridades policiales contaron que hay varias consignas a lo largo de Sarmiento. Además reconocieron que allí hay varios problemas y que existe un grupo de WhatsApp donde hay vecinos de varias cuadras a la redonda conectados con las brigadas locales. 

Un vecino dijo que le parecía peligroso, en caso de una contingencia o un caso de evacuación, que haya tantos vendedores ambulantes al pie de las escaleras de la estación Once, cabecera del tren Sarmiento. Los policías le dijeron que esos puestos (a diferencia de los manteros que ocupan la vía pública de calles y avenidas linderas) sí tienen permiso oficial de la AGC (Agencia Gubernamental de Control del Gobierno porteño) para ofrecer mercadería en la vía pública. Se comprometieron a intentar desplazarlos lo más posible para liberar el paso.