Porteños con mala sangre

El Ingeniero Forestal Claudio Lowy explicó la campaña pública y el proyecto legislativo “Mala Sangre en la Ciudad” que propone revisar qué sustancias tóxicas puede haber en la sangre de los porteños, provenientes de la ingesta de alimentos contaminados.

“Nosotros venimos desarrollando hace mucho tiempo una cantidad de campañas para hacer visible el daño al ambiente y a la salud de las personas que están causando los pesticidas” explica Lowy, integrante de la Asociación Civil en Defensa del Ambiente – Bios. “Porque primero nos decían que los pesticidas se aplicaban a los campos y de los campos no salían, y tuvimos que demostrar que por deriva sí salían. Después nos decían que salen, pero no hacen mal, pero demostramos que sí hacen mal. Después nos decían que los alimentos salían con las normas, las exigencias y las restricciones impuestas, pero los pesticidas no salen en los alimentos a los mercados y lo demostramos tomando muestras protocolizadas por escribano que la lechuga, la acelga, el apio, por darte un ejemplo, salían con residuos de pesticida, mas allá de la norma. Lo peor es que después nos decían que en verdad, cuando comés alimentos con pesticida, el cuerpo lo procesa y no pasa nada! Y ahora estamos acá, demostrando que sí nos pasa”.

Una problemática que afecta al mundo entero

La iniciativa presentada, es parte de una campaña mundial que tuvo sus inicios en el viejo continente. En el año 2004, la “World Wildlife Fund”, convocó a los Ministros de salud y Ambiente de los países de la Comunidad Europea al Proyecto “Detrox” con el objetivo de reclamar una legislación más estricta sobre tóxicos en el ambiente. Se invitó a los funcionarios a sacarse sangre para analizar qué sustancias tóxicas portaban en sus cuerpos. El resultado: se hallaron 55 contaminantes promedio en la sangre de los 14 ministros.“Esto puso un alerta, porque si el ministro tiene pesticida en sangre, entonces todos tenemos” ” advierte Lowy y explica que la iniciativa “generó una modificación en las normas, que hizo que en Europa queden prohibidas las pulverizaciones aéreas de pesticidas y que se promueva intensamente el control integrado de plagas, donde solamente se aplican pesticidas en el último caso y con una orden específica”.

Mirando al sur

Luego de los contundentes resultados que campaña puso de manifiesto, distintas organizaciones ambientalistas de nuestro país nucleadas en la Red Nacional de Acción Ecologista (RENACE) decidieron impulsarla. “Nosotros replicamos esta experiencia en Mar del Plata y le ofrecimos al intendente y a los funcionarios hacerse el análisis de sangre, cubirendo los gasto nosotros, pero no quisieron” comenta Lowy.

Los que sí terminaron poniendo el brazo fueron artistas y comunicadores y, por supuesto, los impulsores de la iniciativa y, hasta ahora, todos los análisis han detectado pesticidas en sangre afirma el Ingeniero Forestal. “Varios miembros de BIOS hemos analizado nuestra sangre y hemos hallado al menos tres organoclorados (Endosulfán, DDD y Endrín) y piretroides como la Deltametrina. Eso no debiese estar allí. Muchos dicen, bueno, pero es muy poco…y qué tiene que ver que las cantidades sean pequeñas”, se pregunta Lowy quien afirma que nadie tiene ni idea de las consecuencias que este toxico puede traer.

“El hecho que haya pesticidas es un emergente muy importante, porque esto significa que en el proceso biológico que está ocurriendo en ese momento, está involucrado ese pesticida que fue detectado. Lo grave de esto es que las autoridades están daño la espalda. Hace un tiempo hubo un llamado de una funcionaria del Ministerio de Salud que se comunicó y nos dijo: ´eso lo tendríamos que hacer nosotros´. Claro, le dijimos, y todavía estamos esperando…”.

La iniciativa, elaborada junto al diputado Pablo Bergel del bloque Verdeal Sur y presentada en el Salón Jauretche de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires,  contó con la presencia entre otros, del Doctor Damián Verzeñassi, titular de la cátedra de Salud Socioambiental de la Universidad Nacional de Rosario y miembro de la Red de Médicos de Pueblos Fumigados.