¿Por qué pararon los recolectores de residuos?

Pablo Moyano participó del paro llevado adelante por los recolectores y empleados de barrido de la Ciudad de Buenos Aires.

Luego del sorpresivo anuncio del gremio de Camioneros el martes por la mañana, los trabajadores lograron un acuerdo con el Gobierno de la Ciudad.

A las 6 de la mañana del martes, en las instalaciones de la empresa Urbasur (Brandsen 2720, Barracas) se concentraron los recolectores de residuos y barrido para comenzar un paro, en protesta por el recorte de horas extras y feriados, y por que le paguen el bono de esenciales a los cerca de 500 empleados de riesgo que no pueden prestar servicio o que debieron aislarse por contagio.

En el podcast Abran Barrio se realizó una crónica completa sobre el paro de recolectores de residuos y barrido.

Al respecto, Pablo Moyano, secretario adjunto de la Federación Camioneros, expresó: “Quieren sacarle uno o dos días de trabajo por semana y los feriados, lo que implicaría una pérdida salarial de entre $15 mil y $23 mil. Además, le estamos exigiendo a las empresas el pago del bono de $25 mil que firmamos. Los muchachos estuvieron 11 meses funcionando en la pandemia, cuando la ciudad estaba vacía, cuando los funcionarios vivían encantados en sus oficinas o en sus casas, y en vez de premiarlos, le quieren sacar parte del salario”.

José Garnica, delegado del Sindicato de Camioneros de la rama de Recolectores de residuos y barrenderos, agregó: “Nosotros trabajamos seis días pero está invitado el que quiera hacerlo el séptimo porque no nos metemos en el bolsillo de los compañeros. El recorte también implicaría un día menos de recolección para la gente. No lo vamos a permitir, ni hoy, ni mañana, menos en tiempo de pandemia. Queremos una pronta solución para la población, los contribuyentes de la Ciudad, que seguramente pagan sus boletas en tiempo y forma, y hoy tiene que encontrarse con la basura en la calle o en la puerta de su casa”.

Por su parte, el GCBA argumentó que el convenio firmado con el sindicato establecía que la asignación extraordinaria no remunerativa de $25 mil (divida en cuatro cuotas de $6250) se le pague a quienes trabajaron más de 180 días en 2020, y que el reclamo buscaba que se le pague también a quienes no hayan llegado a cumplir esa cantidad de días. Por otro lado, argumentaron que el contrato de recolección sigue en conversación con todas las partes correspondientes, por lo que no hay ninguna medida tomada que modifique las condiciones actuales.

A la vez que, como le aseguraron desde el Ministerio de Espacio Público e Higiene Urbana a Abran Paso, la Ciudad viene fortaleciendo desde hace más de 10 años la infraestructura de higiene, razón por la cual no serían necesarios tantos días para la limpieza total del territorio porteño.

Sin embargo, luego de tanto debate, el conflicto se destrabó cuando se acordó el pago del bono. Mientras, el nuevo contrato aún no terminó de definirse y seguirá siendo motivo de discusión en los encuentros periódicos entre el Gobierno y el gremio. Desde Camioneros siguen sosteniendo que el retaceo de días (fin de semana, feriados y horas extras) perjudicará ampliamente al personal.

“Soy barrendero y trabajo en el área de Villa Zavaleta. Arranco a las 6 de la mañana y estoy hasta después del mediodía. Yo estoy hace más de 13 años. Ahora formé una familia y todo esto que está pasando a mí me está afectando”, le comentó Julio Rivero a este medio. En la misma línea, Miguel Rodriguez, chofer, manifestó: “El tema de los recortes nos perjudica a todos, en todo sentido, ya que hay que llevar a los chicos al colegio, comer todos los días, y hoy un kilo de pan cuesta $120 pesos y un kilo de carne $500. Imaginate que nos quieran recortar $25 mil. Yo tengo 30 años de antigüedad y para mi representa mucha pérdida. Yo estoy desde el primer día de la pandemia hasta hoy. Por suerte no me contagie pero acá hay muchos compañeros que se contagiaron y murieron. Es imposible reducir la jornada laboral y que haya menos empleados, porque cada uno tiene una tarea digna. Si achican el personal, esa persona que queda tiene que hacer el doble de trabajo. Sacando personal va a haber más basura en la calle, porque no va a haber tiempo para terminar todo lo que hay que hacer”.