Polémica por los ascensores y las escaleras mecánicas del subte

El titular del Juzgado en lo Contencioso y Administrativo, Andrés Gallardo, declaró incumplida la medida cautelar resuelta por la Cámara de Apelaciones en lo que respecta al “regular funcionamiento de los ascensores y escaleras mecánicas” y estableció que todo usuario del subterráneo, que al ingresar o egresar de una estación observe que alguna de las instalaciones mecánicas (escaleras mecánicas, ascensores y/o salvaescaleras) se encuentren en ese momento fuera de funcionamiento, se encontrará exento de abonar la tarifa correspondiente al servicio regular.

Metrovías y Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (SBASE) no tardaron en apelar la medida y recusaron al juez Andrés Gallardo. Además advirtieron que el fallo no rige porque no tiene sentencia firme.

Ayer, una providencia del juez de 1° Instancia en lo Contencioso Administrativo Aurelio Ammirato, aceptó las apelaciones, pero aclaró que “al no configurar la resolución (de Gallardo) una sentencia definitiva, y toda vez que este estrado entiende que tal decisorio tampoco reúne las características de una medida autosatisfactiva, no resulta procedente otorgar efecto suspensivo a los recursos interpuestos”. La medida rige y cualquier ciudadano puede exigir no abonar su boleto si las escaleras o los ascensores no funcionan.

El presidente del Observatorio del Derecho a la Ciudad, Jonatan Baldiviezo, intentó hacer uso del fallo dispuesto por Andrés Gallardo y se encontró con una situación que generó aún más polémicas entre los usuarios del subte. Estaba en la estación Palermo de la línea D y las escaleras mecánicas no funcionaban, solicitó pasar sin abonar y al instante las pusieron en funcionamiento. Es decir, el sistema no estaba en reparación, Metrovías lo tenía apagado. El abogado registro todo con su teléfono y lo subió a su cuenta de twitter.

“Pedí mi boleto de vuelta en la Estación Palermo de la Línea D porque no funcionaba la escalera de salida tal como lo ordenó el juez Gallardo Y en el acto fueron a prenderla. No estaba rota la tenían apagada! Metrovias se volvió a presentar para la nueva privatización del subte”, aseguró Baldiviezo.

Es entendible que una empresa privada busque obtener ganancias con su negocio, pero los servicios públicos imprescindibles para la población no pueden regirse bajo el criterio del lucro. Sostener un transporte público como el subte cuesta mucho dinero y Metrovías, para ganar más dinero, no garantiza el funcionamiento.

Resulta inexplicable que SBASE y el Gobierno porteño defiendan a una empresa que incumple con su responsabilidad, en lugar de ubicarse del lado de los usuarios.