Pese al momento económico desfavorable, los comerciantes de la avenida Entre Ríos se organizan para ayudar a comedores de la Comuna 3

Foto. Facebook Asociación de Comerciantes de Avenida Entre Ríos.

Esta asociación integra el Comité Solidario de Emergencia de Balvanera y San Cristóbal.

Ante la pandemia de coronavirus, nació el Comité Solidario de Emergencia de la Comuna 3 (Balvanera y San Cristóbal), integrado por decenas de fuerzas vivas locales. La Asociación de Comerciantes de la Avenida Entre Ríos es parte de esta iniciativa y elaboró una campaña con negocios adheridos. Sus clientes hacen aportes que se traducen en alimentos para comedores de la zona.

El Comité nació por impulso de integrantes de la Junta Comunal 3 y entidades sociales, culturales y políticas de ambos barrios a poco de dar inicio el aislamiento social obligatorio. El objetivo es articular acciones comunes para que los comedores y merenderos estén abastecidos, para ayudar a personas en situación de vulnerabilidad, para conseguir y distribuir donaciones, entre otras iniciativas. 

Andrea Carricaburu, presidenta de la Asociación, dijo a este medio: “Nos encantó la propuesta del Comité Solidario de Emergencia. Adherimos rápidamente y comenzamos el trabajo con los comerciantes que querían participar”.

Se han sumado estos negocios que forman parte de la Asociación: Verdulería Naranjo en Flores, Restaurante Japonés Sashimiya, Vinoteca Destino Incierto, Cayena Tienda Natural, Pescadería Sashimi, Kiosco de Avenida Entre Ríos 452, Artículos de Limpieza Bernar. 

“Comprá un producto a elección con descuentos especiales y serán entregados a quienes más lo necesiten”, sintetizan desde la Asociación y suman: “Comprá en tu comercio vecino y colaborá con comedores y organizaciones solidarias del barrio”.

Naomi Kanemoto es referente del Restaurante Japonés Sashimiya, ubicado en México 1965. Ante este medio repasa: “A través de la Asociación de Comerciantes nos sumamos al Comité para colaborar con los comedores de la Comuna 3. Al principio no sabíamos cómo colaborar desde nuestro lugar, luego pensamos alternativas”.

“Se me ocurrió que, siendo restaurantes, nuestro medio posible de ayudar es a través del WhatsApp o las ventas online (el canal habilitado por las autoridades durante la pandemia, al menos en la fase del aislamiento que dura hasta el 10 de mayo). Entonces usamos un sistema donde al final de la compra online, al cliente le llega un mensaje pre escrito con la propuesta de colaborar en conjunto con el restaurante”. 

“Consiste en agregar $290 por cada pedido, que juntos (el cliente y el restaurante) donemos dos platos de arroz salteado. $290 es el valor de un arroz salteado nuestro, proponemos que el cliente done un plato y nosotros ponemos otro. Entre ambos, el cliente y nosotros, de forma participativa donamos juntos a los comedores. De esta manera logramos en los últimos días reunir unos 60 platos para el comedor”.

“Primero no estábamos muy seguros si los clientes iban a aceptar. Sin compromiso, les ofrecemos esta alternativa. Hay mucha gente que quiere colaborar en este contexto y no sabe los medios y a veces tampoco confía en que lo que dona llega a destino. En este caso hablamos con los clientes que nos conocen desde hace mucho tiempo”. 

“No solo son comensales del barrio o de la Comuna. Nos contacta gente de Caballito, Villa Crespo, Palermo, de más más lejos. Igual quieren aportar y ayudar a esta iniciativa”. 

De modo similar, la Pescadería Sashimi (Entre Ríos 657) ofrece un sistema para que los clientes hagan donaciones con cada compra. Sus referentes cuentan: “Se nos ocurrió que por cada kilo de filete de merluza que compra el cliente, $10 sean donados al comedor. Se le propuso a la gente colocar los $10 pesos en un bidón con candado. La gente a veces pone el vuelto del kilo de file (que cuesta $360). De otra forma, si pedíamos un valor determinado, era contraproducente o desalentaba a las personas. Era encontrarle la vuelta. La gente nos está ayudando a colaborar”. 

La presidenta de la Asociación destaca que los negocios que adhirieron buscaron la forma de comunicar y transmitir a su clientela y usuarios digitales sobre esta propuesta. “Algunos han hecho un gran trabajo en redes sociales para darlo a conocer, también hablando con los clientes y explicándoles la situación”.

De todos modos, Andrea hace notar el contexto en que se desarrolla esta campaña, tanto para los clientes como para los negocios: “Lo que dicen los comerciantes es que los clientes dicen que tienen poco resto. Ante cualquier propuesta, no aceptan comprar algo más para otras personas (como es el caso de la ayuda a comedores) porque llegan con lo justo para ellos. De todas formas, seguimos insistiendo y buscando que nuevos comercios se sumen a esta propuesta”. 

Tal como expresó la presidenta de la Asociación de comerciantes de la Avenida Entre Ríos en una nota reciente sobre el malestar en buena parte de los negocios locales por el efecto de la pandemia, vuelve a señalar: “Los comerciantes están mal, aun los que pudieron abrir no están vendiendo como deberían o como lo hacían antes. En algunos casos es por problemas con el personal, que no puede asistir. Otros tienen inconvenientes con la mercadería. Los proveedores aumentaron de forma desmedida. Hay una multiplicidad de hechos que dificultan el trabajo en este contexto”. 

“Con los protocolos, contingencias y medidas actuales se imposibilita facturar como se hacía antes del aislamiento, pero los compromisos económicos siguen siendo los mismos para los comerciantes”, lamentó. 

Este panorama vuelve aun más valioso el trabajo desplegado a fin de ayudar de forma concreta a las poblaciones más vulnerables de la Comuna mientras persista el aislamiento que busca reducir el número de muertos y contagios de coronavirus.