Para descentralizar la oferta cultural en la Ciudad

Un proyecto de ley propone crear un programa de descentralización cultural para favorecer el desarrollo de instituciones barriales y facilitar el acceso de los vecinos a diferentes propuestas culturales.

Los barrios que integran la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con sus características particulares, edificios y peculiaridades tienen una riqueza cultural propia. Por ello, resulta importante desde lo público fomentar la posibilidad de incursionar en actividades culturales cercanas en cada barrio. Una de las medidas que favorecerían ese proceso es descentralizar los complejos culturales hacia las distintas Comunas de la Ciudad.

La idea de descentralizar la oferta cultural en la Ciudad se encuentra vinculada con democratizar el acceso a la cultura para todos y evitar que quede centralizada en pocos espacios agrupados geográficamente como sucede actualmente.

Se puede despertar mayor interés en los vecinos por las actividades culturales realizando un  programa de descentralización cultural, que permita que los vecinos tengan espacios culturales que proporcione una mayor oferta cultural cerca de donde habitan.

En ese sentido el diputado porteño Marcelo Gorman presentó un proyecto de ley con el objetivo de descentralizar la oferta de actividades culturales públicas en la Ciudad para que llegue a todos los ciudadanos. La incitativa busca fomentar su difusión en el ámbito de todas las Comunas de la Ciudad.

El programa está pensando para acompañar y favorecer el desarrollo de organizaciones e instituciones vinculadas con actividades culturales. Contempla poner en funcionamiento espacios culturales históricos que han tenido gran significación para sus barrios, propiciando así un nuevo circuito para el intercambio cultural.

Al respecto, desde hace muchos años existe una lucha histórica por parte de vecinos y asociaciones barriales en busca de la refuncionalización de espacios de cines-teatros barriales que se encuentran en estado de abandono.

Ante el reclamo por parte de los vecinos y en la búsqueda de fomentar los espacios de índole recreativo y culturales, se insta a que el Poder Ejecutivo inicie las gestiones tendientes a incluir como ámbitos destinados a actividades culturales por parte del Ministerio de Cultura de la Ciudad de varios espacios históricos de la ciudad de Buenos Aires que fueron cine- teatros, entre ellos se puede mencionar:

El Cine-Teatro “Taricco”, del barrio de La Paternal. Fundado en 1920, cerró su actividad como cine teatro en los ’60 transformándose en un supermercado.

El Cine-Teatro “Urquiza”, de Parque Patricios. Se inauguró en mayo de 1926, con 1600 butacas. Tenía un techo desplegable que permitía ver las estrellas y escaleras de mármol de carrara, los materiales aún se conservan. Allí se proyectó la primera película argentina sonora. Funcionó hasta principio de la década de 1970.

El Cine-Teatro “Pueyrredón”, en el barrio de Flores, con un edificio construido en 1873, remodelado en 1912, donde alrededor de 2000 vecinos disfrutaba de espectáculos semanales y cerró sus puertas como tal en 1989.

El Cine-Teatro “El Plata”, del barrio de Mataderos. Es un tesoro arquitectónico construido en 1945, de estilo Art Decó, que conserva sus imponentes escalinatas de mármol y una gran sala con capacidad para 1.500 espectadores.

Por casi todos ellos pasaron personajes como Carlos Gardel, Agustín Magaldi, Floreal Ruiz, Tita Merello, Tita Merelo, Azucena Maizani, Tito Lusiardo y Astor Piazzola, entre otros.

Todos estos lugares nunca dejaron de ser una referencia histórica y cultural de barrio para los vecinos. En la búsqueda de la preservación y restauración del patrimonio arquitectónico, los vecinos y organizaciones se han movilizado reiteradas veces presentando reclamos, realizando festivales, juntando firmas y presentado proyectos desde hace muchos años en la Legislatura porteña, para la expropiación de sus inmuebles.

Como antecedente de procesos impulsados por vecinos que tuvieron resultados positivos de recuperación de espacios que formaban parte de la identidad barrial se encuentran el Cine “El Progreso” ubicado en Lugano y recuperado en 1999 y el Cine-Teatro “25 de Mayo” ubicado en el barrio Villa Urquiza que tiene en la actualidad una importante cartelera teatral. La gestión de ambos es del Gobierno de la Ciudad.

La descentralización, como proceso de integración para todos los vecinos es necesaria para potenciar y fortalecer la identidad local. Democratizar la cultura debe ser una de las prioridades básicas del Gobierno de la Ciudad.