PUEBLADA EN TURQUIA

Un polvorín largamente acumulado. Como tuiteó un manifestante: “Al comienzo se trataba de un parque, pero ahora se trata de todo”. De la defensa del Parque Gezi a “¡Tayyip, renuncia!”.

Estambul: jóvenes impidiendo el paso de las excavadoras, enfrentando a la policía, apedreando a los hidrantes, devolviendo cartuchos de gas pimienta; carpas en la Plaza Taksim, barricadas, cacerolazos; columnas cruzando en solidaridad el puente desde la parte asiática a la europea, coreando a voz en cuello: “¡Resistir!”, “¡No ceder!”. Las “redes sociales” a pleno. Varios muertos. Miles de heridos y detenidos. Mujeres al frente. Jóvenes, jóvenes, jóvenes…

 

La Plaza es nuestra

Los sucesos empezaron el lunes 28 de mayo, cuando unos 50 manifestantes se pararon frente a las excavadoras enviadas para derribar los árboles en el parque Gezi, pegado a la Plaza Taksim de Estambul. El primer ministro Recep Tayyip Erdogan decidió arrasar el parque para erigir un centro comercial, edificios y una mezquita. Pero la Plaza Taksim es un tradicional lugar de reunión y de manifestaciones culturales y políticas. La “modernización” de Erdogan encubre una medida de represión política y social.

La policía desalojó a palos y gases lacrimógenos las carpas y prendió fuego al campamento. Cientos de manifestantes fueron heridos. Tras la dura represión, decenas de miles ganaron las calles en Estambul. La bronca brotó como la lava de un volcán: lo que al principio era defensa del Parque se transformó en otra cosa: “¡Tayyip, renuncia!”. El primer ministro llamó a los manifestantes “vándalos” y “saqueadores”, y lanzó a la policía para que a palos, gases y cañones de agua aplastaran las protestas y expulsaran a los acampantes de la Plaza Taksim. Las marchas incorporaron a su pliego de reclamos la libertad de los presos y el castigo a los responsables de crímenes contra el pueblo. Las protestas se extendieron a la capital Ankara, a Izmir, Adana, Antalya, Trabzon…

 

Erdogan

Los medios presentaron el levantamiento turco como una rebelión contra el “autoritarismo”. Cierto; pero en el trasfondo hay una gigantesca rebelión contra la desigualdad y el desempleo que crecen, contra la privatización de todo lo público, y contra las crisis energética, ambiental y alimentaria, producto de 10 años de políticas de Erdogan aceitadas con concesiones demagógicas.

El partido de Erdogan, Justicia y Desarrollo (AKP), islamista en lo ideológico-religioso y ultraliberal y antinacional en lo económico, llegó al gobierno en 2002, montado en la frustración popular por la grave crisis económica que sacudía al país y presentándose como alternativa a las viejas opciones políticas. Así ganó tres elecciones seguidas y en la última, en 2011, obtuvo el 50% de los votos; controla la asamblea nacional, la policía, los tribunales, las fuerzas armadas y las instituciones económicas y financieras. Estrecho aliado de E.E.U.U. en Medio Oriente, es integrante de la OTAN (y ahora base para la intervención en Siria); empuja para entrar a la Unión Europea, y se postula como gran socio regional de China. Y mantiene una campaña de exterminio contra el pueblo kurdo.

Hasta hace muy poco los gobiernos y monopolios ponían al régimen turco como modelo de “democracia” y de “crecimiento económico”. Su programa se parece mucho al que las potencias descargaron sobre la Argentina con Menem y De la Rúa: privatizaciones; concesiones y privilegios a las corporaciones, flexibilización y precarización laboral. Las altas tasas de crecimiento de los últimos años (el llamado “milagro turco”) se asientan en bajos salarios, importaciones masivas y “atracción” de capital especulativo a raudales, y se garantizan con represión, control de los medios de comunicación y re-islamización de la sociedad. Sin embargo, la producción industrial viene en baja y la agropecuaria está en quiebra. Turquía depende cada vez más de la importación de energía y de bienes de capital para sus industrias. Durante dos décadas, la recesión cada vez más profunda se disimuló promoviendo el consumo con créditos y obteniendo renta para el Estado con la privatización de recursos y de tierras públicas como el parque Gezi. La brutal represión al reclamo por el parque hizo estallar un polvorín largamente acumulado bajo los pies del AKP, a contramano de sus triunfos electorales.

Ahora la recesión ya emergió: la desocupación entre los jóvenes ya supera el 20%, y se extiende el trabajo precario y en negro. Muchas familias y empresas están hundidas en un mar de deudas e hipotecas. El gobierno del AKP se “desendeudó” pagándole miles de millones al FMI, al tiempo que, bajo su mandato, la economía se infló de préstamos e inversiones extranjeras: la deuda externa ronda los 340.000 millones de dólares. Con un “pase de magia”, la carga de la deuda externa pasó del estado al sector privado: si hoy se produjera un shock cambiario habría una ola de quiebras.

 

“Sin abusos y sin Tayyip”

Estas políticas golpearon a todos los sectores populares: la rebelión enfiló contra el gobierno, una dictadura apenas disimulada tras el velo islámico-parlamentario de Erdogan. En las calles, en las marchas y en las barricadas se unieron estudiantes, profesores de secundaria y universitarios, artistas, intelectuales y abogados, jóvenes de los barrios pobres (muchos de origen kurdo), oficinistas y amas de casa. Los sindicatos estatales y otras organizaciones populares se sumaron con dos días de huelga el 4 y 5 de junio.

Las fotografías y videos muestran a muchas mujeres en la primera fila de la lucha: ellas son el blanco central del programa de Erdogan, y también víctimas “privilegiadas” de la represión policial. Este proyecto golpea en especial a las mujeres y los jóvenes. Organizaciones de mujeres marcharon en Estambul: “por una vida sin abusos y sin Tayyip”.

SI ESTA CÁRCEL SIGUE ASI

Hoy (11-06): Hablamos con Rosa Razuri, abogada defensora de los trabajadores petroleros de Las Heras (Santa Cruz), que enfrentan con juicio en su contra del que poco se sabe, con fuertes irrgularidades; ¿y la educación popular? Los bachilleratos populares de la ciudad marchan para exigir reconocimiento y el fútbol que intenta desligarse de la política.

 

Parte 1

 

Parte 2

SIGUE EL CONFLICTO EN LA FACULTAD DE ARQUITECTURA POR LA CONEAU

Universidad de Buenos Aires. Con votaciones en los talleres, asambleas, cortes y la toma del Decanato, los estudiantes de la FADU intentan evitar el intento de acreditar a la CONEAU.

En las últimas semanas los estudiantes de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la UBA vienen protagonizando una importante lucha en contra de la acreditación de las carreras a la CONEAU. Luego de los intentos de las Autoridades durante todo el año pasado, que no lograron el respaldo suficiente, el Decano Eduardo Cajide, firmó un decreto para dar inicio a la acreditación. Esto a menos de 3 meses de la renovación de las autoridades de la Facultad.

Sofía Rocha, Presidenta del Centro de Estudiantes de Arquitectura y Diseño (CEADIG), explicó: “Desde que las autoridades de la FADU firmaron el decreto de la CONEAU, más de 5000 estudiantes nos pronunciamos por su rechazo, con votaciones en los talleres, asambleas, cortamos la Av. Cantilo, hicimos más de 6 aplausazos por la Facultad, nos movilizamos al Decanato y mantuvimos una semana  tomadas las oficinas. Logramos que no pudieran ratificarlo hasta ahora, pero tenemos que seguir fortaleciendo la organización estudiantil y la unidad con nuestros docentes para que no sigan avanzando contra la Educación pública”.

La CONEAU (Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria) es un organismo de la Ley de Educación Superior aprobada en 1995, que dio el marco legal con el que los sucesivos gobiernos fueron implementando las recomendaciones del Banco Mundial en materia de políticas educativas, considerando la educación no como un derecho sino como un bien de mercado. En 1996 el juez Marinelli estableció como inconstitucionales varios artículos de la LES y la CONEAU, eximiendo a la UBA de la acreditación de sus carreras. Sin embargo esta Ley sigue vigente y en la última década, fue cuando más carreras fueron acreditadas. En las carreras de la UBA que se acreditaron en los últimos años las consecuencias están a la vista: recortes en sus contenidos de grado pasándolos a posgrados arancelados, cupos y restricciones, incremento del autofinanciamiento a través de convenios con grandes empresas y los títulos UBA degradados al valor de los títulos de las Universidades privadas.

Los estudiantes y docentes de la UBA vienen enfrentando éstas políticas. En el 2010 la Facultad de Ciencias Exactas resuelvió no acreditar sus carreras y este año en  Ingeniería se derogaron las PPS, 200hs de prácticas no formativas ni remuneradas en empresas impuestas por la CONEAU y siguen enfrendo la acreditaci{on de las carreras. También la Junta Departamental de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras resolvió rechazar la acreditación a la CONEAU. En el mismo sentido los estudiantes de los Profesorados de la Capital vienen rechazando la homologación de los planes de estudio y los secundarios luego de tomar 65 colegios en 2012 vuelven a enfrentar a los Gobiernos de la Ciudad y Nacional y las reformas en las escuelas con las que intentan eliminar orientaciones.

Las Autoridades de la UBA y el Ministerio de Educación intentan que la CONEAU haga pie y se afiance en la UBA. Hoy en Arquitectura y Diseño se concentra la pelea, que dan los estudiantes, por seguir poniéndole un freno a la CONEAU y avanzar en la derogación de la LES.

LA ESCUELA SECUNDARIA EN DEBATE

Hoy (10-06):  Carlos Oroz secretario general de Ademys sobre la reforma curricular en las escuelas secundarias, y los planes del gobierno de la ciudad para acotar materias como historia, entre otras moficaciones. Además, la protesta de los trabajadores de Aerolíneas Argentinas para exigir la reincorporación de Cristian Fontana, la protesta de los trabajadores gráficos de AGR (grupo Clarín), los partidos de la fecha, y los clásicos de los lunes: cover u original.

 

Parte 1

 

Parte 2

UNA CELEBRACIÓN EN LA CALLE

HOY (7-06): En su día, los trabajadores de prensa realizan un histórico paro y Celia Carbajal, periodista de TELAM, nos cuenta los motivos. Nora Cortiñas actualiza el acampe de los pueblos originarios en Plaza de Mayo. El Licenciado Fabrizio anticipa las claves de Argentina- Colombia y, como si fuera poco, te armamos la agenda del finde con el Quinteto Criollo de Mariano Gonzales Caló y con Láudano en canciones. Un lujo.
PARTE 1

PARTE 2