Padres y docentes rechazan el cierre del Jardín Maternal Hospital Ramos Mejía

La comunidad educativa advierte que no hay lugar en otras instituciones educativas para que los niños sean reasignados el próximo año y de este modo la Ciudad los deja sin sala para el 2019.

Una madre, vecina de Balvanera, intentó, como tantas otras familias, anotar a su hijo en sala de Lactario del Ramos Mejía. Accedió al sistema on line del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y, cuando buscó la sala para niños de menos de un año, el Jardín del Hospital Ramos Mejía no apareció como opción.

Decidió acercarse al Jardín y le dijeron que el sistema estaba caído, que intentara más tarde. Al día siguiente se acercó a la supervisión, pero tampoco supieron resolver la inquietud. Pasaron los días y el espacio educativo seguía sin aparecer, hasta que se conoció que, en verdad, se trataba de una decisión de las autoridades del Ministerio de Educación de la Ciudad de cerrar la sala de Lactario para el próximo año.

La decisión de la Cartera educativa provocó más indignación cuando los funcionarios comunicaron que se cerrarán las salas de ambulares y de dos años para 2020 y 2021. Con esta medida se producirá un recorte del ingreso de niños desde los 45 días hasta sala de tres.

Las salas del Hospital albergan a niños de la Comuna 3, a los hijos de trabajadores del Hospital y de los docentes de la institución.

“Gran parte de la población comunitaria y escolar nos vemos afectados por esta decisión”, afirmó una de las madres en diálogo con Abran Paso.

“Esta matrícula no puede ser absorbida por ninguna otra institución de la Comuna porque hace años que el sistema es insuficiente para la cantidad de vacantes que se requieren año a año”, agregó.

La madre consultada sostuvo que el reclamo de los padres y docentes está avalado por la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires. “El artículo 24 dice que el Estado debe garantizar el acceso a la educación desde los 45 días hasta los cinco años”, y precisó que, no se debe confundir con “la obligatoriedad de las familias de enviar al sistema escolar a sus hijos a partir de los cuatro años”.

Los padres realizaron reclamos, intervenciones y pedidos de respuestas en diversos organismos. El fin de semana, y los días lunes y martes, realizarán más actividades. El miércoles confluirán con un paro docente y una movilización convocada por los gremios al Ministerio de Educación de la Ciudad.