Organizaciones Sociales no marcharan el 18F

Movimientos barriales afirmaron que no participaran de la marcha convocada por los fiscales para el próximo 18 de febrero.

En un comunicado las agrupaciones: Rompiendo Cadenas”, La Brecha, el Frente Popular Darío Santillán, el Frente Único MIR – OTR y el Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social (MULCS), manifestaron que “un grupo de funcionarios del Poder Judicial, fiscales y jueces que jamás levantaron la voz contra la impunidad de muchísimos crímenes, pretenden arrogarse el papel de reclamar “justicia”, simulando que son ellos los que están “contra la impunidad”. Quienes han sido responsables de criminalizar la protesta social, de perseguir penalmente a los trabajadores que luchamos por mejores condiciones de vida y de trabajo, ahora pretenden hacerse pasar por supuestas víctimas, y arrastrar a quienes honestamente desean terminar con la impunidad”

Además advirtieron que “el esclarecimiento de la muerte del fiscal Alberto Nisman no lo harán ni el Poder Judicial que lo apañó durante diez años, ni el Poder Ejecutivo que lo puso a investigar ese grave atentado a la AMIA en 1994, junto a los espías de la SIDE asociados a los servicios de EEUU e Israel, los mismos que fueron partícipes de la “conexión local”, los mismos que plantaron pistas falsas”.

Cuando la clase trabajadora sufre la persecución judicial que practican esos fiscales y jueces, esos funcionarios y los que los apañan nunca levantaron su voz. Todos ellos callaron cuando condenaron a cadena perpetua a los petroleros de Las Heras, cuando procesaron a más de seis mil trabajadores, o cuando asesinaron a integrantes del pueblo Qom. Tampoco dijeron nada esos fiscales, jueces y burócratas cuando secuestraron y desaparecieron a Jorge Julio López, testigo contra los genocidas, ni cuando asesinaron a Silvia Suppo, sobreviviente de la dictadura que acusó a funcionarios judiciales partícipes del genocidio, ni cuando desaparecieron a Luciano Arruga, o cuando asesinaron a Darío Santillán y Maximiliano Kosteki y abrieron una causa contra sus compañeros.

El fiscal Nisman murió – aún no se sabe cómo – cuando denunciaba a la presidenta de la Nación por supuesta encubridora de supuestos sospechosos del crimen de la AMIA. Pero su muerte no lo redime de haber estado diez años “investigando” sin esclarecer nada. Y las acusaciones antigubernamentales de Nisman tampoco pueden tapar que fue el propio Gobierno, quien lo puso y avaló hasta poco tiempo antes de su muerte.
Los políticos reaccionarios como Macri – que puso como jefe de su policía al “Fino” Palacios”, uno de los encubridores de la causa AMIA -, como Massa, cuyo jefe de campaña es Juan José Álvarez, uno de los responsables políticos de la Masacre del Puente Pueyrredón, también pretenden ser protagonistas del reclamo de “justicia”. Los multimedios de Clarín y La Nación, que aplaudieron cuanta represión antipopular ocurrió, son la tribuna desde donde se propalan las mentiras una tras otra. Los medios de la cadena oficial que ahora “descubren” las mentiras y encubrimientos del fallecido Nisman, son los mismos que propalaban hace no mucho, los discursos en las Naciones Unidas de Néstor Kirchner y Cristina Fernández en los que acusaban a Irán.