Mucho más que una revista

Hecho en Buenos Aires cumple 14 años y conversamos con su directora, Patricia Merkin, para conocer este proyecto cultural único que apunta a una lógica distinta de trabajo y de integración. “Una empresa social en movimiento” como ellos se definen.

Patricia escucha los números y la sensación se percibe doble: por un lado pudor, por el otro, orgullo. Lo cierto es que los datos de la revista en estos 14 años de existencia impactan: tres millones de ejemplares vendidos, 3500 vendedores que pasaron por HBA y de los cuales ocho de cada 10 se mantiene gracias a vender la revista. “Hay acumulación de laburo detrás de esos números, una escalera que venimos subiendo” aclara inmediatamente luego de escucharlos una vez más. Es que cada aniversario es una posibilidad de festejo pero también de reflexión.

Hecho en Buenos Aires, fundada en el 2000, en medio de esa olla a presión que iba a estallar tan solo un año después,  se fue convirtiendo en una revista ícono a poco de salir al ruedo. Sin duda, uno de sus principales méritos fue abordar esa difícil situación social que vivía nuestro país y que hoy día sigue latente: la de los miles a los que el sistema les cerró la puerta en la cara. Sin techo, sin trabajo, sin futuro. En ese barro metió los pies la revista. Y de entrada lo dejó bien en claro: “Hecho en Bs. As. es una empresa social que existe para ofrecer a personas sin trabajo o en situación de calle una oportunidad de obtener un ingreso digno mediante la autogestión y el desarrollo personal. Es una publicación de interés general, actualidad, cultura, arte, enfoques sociales y medio ambiente que los vendedores compran por $5 y venden a $15. Obtienen $10 por ejemplar vendido. Los vendedores se registran, reciben una capacitación, una credencial que deben exhibir mientras venden y firman un código de conducta”, describen en cada uno de sus ejemplares. “Ofrecer una oportunidad de generación de ingreso digno es el primer paso para correrse de la línea de exclusión. Pero no es la única necesidad que atraviesan las personas negadas de las oportunidades. Es por eso que ofrece a sus vendedores/as y sus familias servicios sociales y formativos que les permiten acceder a un circuito integral de inclusión: duchas, ropero, derivaciones, asistencia legal, talleres y cursos, capacitación. Miles de vendedores-as han accedido a diversos servicios que cooperar con un circuito de inclusión. El proyecto Arte Hecho en Bs As ofrece una chance de que personas con talentos latentes puedan explorar sus capacidades a través de la práctica artística. En nueve años, han pasado más de 1200 participantes de los talleres de artes visuales, escritura, hip hop. En Hecho en Bs As, los vendedores son parte de la solución a un problema social y no sólo parte del problema.” Toda una definición.

 Un proyecto que logra romper un círculo vicioso

“La revista plantea una idea innovadora a la hora de resolver un problema social” explica Patricia, “en donde en lugar de perpetuar a la gente en el lugar en donde está, ya sea a través de subsidios o de planes, y que no se entienda que estoy criticando a los planes, decide cortar con eso y dice: vamos a conocernos y trabajar. Y creo que ahí reside la sustentabilidad de nuestra organización”.

“Lo que resulta interesante es de qué manera uno logra abrir un espacio nuevo en la sociedad, porque ese espacio queda, permanece y es algo nuevo que uno aportó, porque uno no va resolver el problema de la exclusión de forma completa; es un aporte, con un concepto, con una filosofía de trabajo que viene a ofrecer: romper con los circuitos viciosos de las personas que están negadas a las oportunidades. Y la verdad es que cuando uno la enfoca así, no puede fallar, no falla” analiza Patricia. “Porque estas personas estuvieron confinadas a programas de asistencia, a limosna, a estar ninguneados, a un montón de situaciones, pero cuando uno empieza a problematizar el tema y comienza a trabajar junto a las personas, no para las personas, y trabajás con la gente empezás a entender el universo que rodea a esta gente,  que suma en sólo en la ciudad de Buenos Aires más de 400 mil personas, y es lo más interesante de rescatar, porque es lo que vos tenés que trabajar para que el vendedor aproveche la oportunidad y pueda salir adelante. Entonces cuando uno conoce ese mundo que otros no conocen, yo me considero una privilegiada”.

 ¿Conocés Hecho en Buenos Aires?

La pregunta se repite cada vez que un vendedor encara a un futuro lector. Miles de veces, miles de días. Y tiene su razón de ser. La pregunta, en apariencia sencilla, expresa una experiencia que necesita ser contada. “La cuestión cultural que rodea HBA le suma”, comenta Patricia. “Porque el vendedor sale a la calle y sale confiado. La organización confía y el vendedor confía en sí mismo, porque le ofrecemos un producto de calidad y por eso te puede abordar con el ‘¿Conocés Hecho en Buenos Aires?´, Porque hay una historia, porque es un producto cultural que rompe con asistencialismo y con recibir un plan. Tal vez el vendedor no puede conceptualizarlo, pero detrás de esa pregunta esta ese espíritu, de decir, yo estoy haciendo otra cosa”.

Ese espíritu al que se refiere Patricia, esa idea fuerza de la revista, tal vez no estará conceptualizada en los vendedores tan claramente, pero se expresa constantemente. “En el Facebook nos están escribiendo más de una decena de ex vendedores: ‘nunca me voy a olvidar la mano que me dieron´ escriben y no tienen obligación de decirlo!” reflexiona orgullosa la directora de la revista.

Y nunca está de más volver a los datos: 14 años de vida, tres millones de ejemplares vendidos, 3500 vendedores que pasaron por HBA y de los cuales ocho de cada 10 se mantiene gracias a vender la revista. Los festejos están más que merecidos.

 Los festejos de HBA serán este sábado 26 de julio en el Pasaje San Lorenzo, pleno barrio de San Telmo, con debates sobre empresa social y acceso a la vivienda; testimonios y un festival artístico musical con la presencia de Daniel Maza y Ramón Ayala y los bailarines Koki y Pajarín Saavedra.