Metrovías dice que avanza con la desasbestización del subte

Luego de las medidas de fuerza impulsadas por el sindicato, Metrovías aseguró que llevan adelante un Plan Integral de Gestión de Asbesto y un análisis de la totalidad de la red.

Pasaron casi 15 días las medidas escalonadas que realizaron lo metrodelegados por el derecho a la salud. El Sindicato del Subte exigió una fecha de llamado a licitación para el cambio de las flotas de las líneas B y C; un plan serio de desasbestización; puesta en funcionamiento de la comisión mixta de seguridad e higiene; introducción de todos los empleados expuestos al asbesto al RAR (Relevamiento de Agentes de Riesgo) y devolución de los resultados de estudios médicos a los trabajadores ya analizados y sus historias clínicas.

Lamentando el paro, Metrovías emitió este martes un comunicado para fijar posición en el que expresó que se está llevando a cabo un “Programa de Gestión Segura del Asbesto”, cuyo objetivo es la desasbestización integral de la red del Subte.

Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado también decidió contestar. ”En el marco del Plan Integral de Gestión de Asbesto presentado el año pasado, se sacó de circulación la flota CAF 5000 inmediatamente después de conocerse la noticia de la posible existencia de piezas con este material”, aseguró. 

Indicó además que “se contrató a un operador especializado, que cumple con los protocolos internacionales y las regulaciones locales referidas al manejo de este tipo de material, que se encuentra analizando la totalidad de la flota de la red y desasbestizando los trenes Mitsubishi de la Línea B”.

“En ese sentido -agregó- ya se trabajó en la primera formación que se espera vuelva a servicio la semana próxima. Además, se encuentran en análisis las flotas Nagoya (Línea C) y General Electric y Fiat (Línea E)”.

“En el marco de la preocupación que motivó este tema, Sbase encomendó a Metrovías una serie de acciones tendientes a asegurar las condiciones ambientales del Subte, que Metrovías incorporó como parte de su Plan de Gestión Ambiental”, indicó un comunicado difundido esta tarde.

Metrovías aseguró que en la actualidad “opera un Programa de Gestión Segura del Asbesto cuyo objetivo es la desasbestización integral de la red del Subte. Este Programa incluye el relevamiento de elementos sospechosos de contener asbesto, la toma de muestras y su análisis por parte de laboratorios especializados”.

Cabe recordar que a la fecha los exámenes de salud realizados a 448 personas revelaron un total de 13 casos donde se hallaron resultados compatibles con exposición a asbestos. Desde Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) aseguraron que han sido inscriptos en “el Relevamiento de Agentes de Riesgo (RAR) un total de 539 trabajadores pertenecientes a los talleres Rancagua, Urquiza, CIME (Centro Integral de Mantenimiento Electrónico), San José y Constitución, además de los integrantes del área de Tráfico de la línea B”. Esto último tiene relación con el hallazgo de asbesto en la cabina de los trenes Mitsubishi. “Esto no exime la posibilidad de ampliar el registro en caso de ser necesario”, explicaron desde la empresa estatal.

El agravante tanto en el caso de los CAF 5000 como en el de los Nagoya 5000 es que fueron comprados por el Gobierno de la Ciudad luego de que la importación de materiales con asbesto estuviera prohibida en el país. En el caso de los CAF 5000, al menos, la Ciudad admitió que la presencia de piezas con ese material constaba en la documentación técnica de los coches.