Mesa Promotora: balances y proyectos para la Comuna 3

Los nuevos coordinadores del Consejo Consultivo Comunal brindaron sus opiniones sobre el proceso de renovación y contaron lo que esperan hacer este semestre.

El 18 de diciembre fueron las elecciones para renovar la Mesa Promotora del Consejo Consultivo Comunal 3. Los 14 elegidos tendrán mandato el primer semestre de este año. En diálogo con Abran Paso, Eva Azuaga, Agustín Longo Azuaga, Ana Cauerhff y Rafael Mazzella, cuatro de los elegidos, contaron cómo viven el traspaso de funciones y cuáles son sus proyectos a futuro.

Todos ellos coincidieron en que la mesa saliente se hallaba muy desorganizada por lo que los nuevos miembros se encontraron con inconvenientes en cuanto a la recepción de las actas y las contraseñas de los canales de difusión, como Facebook. En esta línea, Cauerhff manifestó: “Lo que he visto en las reuniones antes de las elecciones, desde el año pasado, es que eran una pelea entre dos fracciones de Cambiemos, pero que no había ninguna respuesta en la que se vean reflejadas las necesidades de los vecinos. Eso fue un poco lo que me llevó a quedarme en esos encuentros que estaban totalmente vacíos y que para lo único que servían era para pelearse entre dos fracciones de un mismo frente. Nosotros le queremos dar otro aire, otro sentido. Queremos llevar nuestras propuestas, porque somos vecinos, y que se guarde el respeto en las asambleas. Estamos acá para ser un nexo entre los habitantes y los comuneros”.

“Coincido con Ana. Había alguna cuestión de intereses ‘raros’, porque no hay nada para disputarse. Para mi la mesa tiene como objetivo, en primer lugar, linkear al vecino con sus representantes comuneros, y esto no se hace hace bastante tiempo. Hay un enorme desconocimiento de la ley 1777 y de la participación vecinal. Decidí postularme para trabajar en eso”, expresó Eva Azuaga, a lo que Rafael Mazzella agregó: “Considero que el consejo consultivo es una herramienta importantísima para acercar a los vecinos, a los comerciantes, a las ONG, un lugar donde poder hablar, llegar a acuerdos en aquellas cosas que no estamos de acuerdo, seguir hablando, clarificar, interpelar a las autoridades. Hay un universo de tareas que se pueden hacer desde este simple lugar que además no depende de los avatares políticos”.

Al desorden administrativo se sumó el hecho de que muchos de los nuevos integrantes de la mesa no se conocían entre ellos por fuera de las reuniones del consejo, que este año fueron menos del número establecido por la ley (una vez por mes). “Se hicieron reuniones por la insistencia nuestra en realidad. Deberían haber empezado, como mucho, en febrero del 2020 y, sin embargo, empezaron en septiembre, aduciendo que no sabían manejar el zoom, que no estaban familiarizados con las nuevas tecnologías, cosa que es totalmente mentira. Y ahí vimos un clima bastante enrarecido y a medida que se iban dando las reuniones, nosotros nos íbamos juntando e intercambiando ideas hasta que surgió la posibilidad de presentarnos”, enfatizó Ana.

Por su parte, Agustín Longo destacó que hubo cuestiones simples, como respetar la Ley de Comunas -que establece también el funcionamiento de los Consejos Consultivos-, que no se respetaron. “Esas cosas generan ruidos porque si uno no las respeta, ese espacio, que es un derecho de cada vecino, se pierde en el contexto. La renovación de la mesa quedó en el aire. Está bien, estamos transitando una pandemia muy difícil, pero tenemos que buscar la mejor manera de respetar la norma, que se pueda volver a reestructurar esto y darle un poco más de vida, que los vecinos lo conozcan y sobretodo que participen, porque eso es lo interesante de este espacio”, especificó. 

En cuanto a las problemáticas prioritarias a trabajar, los miembros ahondaron, en primer lugar, en normalizar el funcionamiento de la mesa ya que sostienen que hay problemas con el traspaso y muchas irregularidades, tales como falta de datos y dificultades en la entrega de las actas. En este punto, Eva afirmó que hay usuarios colocados como propietarios de la página de Facebook del consejo que no pertenecen a él. “No puede estar como propietaria la campaña electoral de un candidato, de ninguno. Eso es, para mi mirada, una cosa gravísima que sucedió con la gestión saliente y lo sabemos porque Facebook te muestra un historial de cambios, aunque todo el tiempo lo nieguen. Yo estoy de administradora subiendo cosas pero si el propietario decide borrar de un plumazo toda la página lo puede hacer, porque tomaron el poder y no lo entregan”, aseveró.

Además de la transparencia, otro tema prioritario es lograr la participación de muchos más vecinos, dar a conocer las funciones y poder generar un espacio de participación ciudadana en la comuna, que sea identificado por la gente. Del mismo modo, buscarán que las reuniones se desarrollen siempre de manera respetuosa y ordenada, cosa que “hasta ahora no se dio”, según apuntó Ana.

Luego mencionaron la problemática de los materos y la vía pública, y la importancia de pensar una solución colectiva en donde participen todas las partes involucradas; las malas condiciones laborales de los trabajadores del Hospital Ramos Mejía y cómo se organizará la vacunación masiva; la falta de espacios verdes y de higiene, con carencia de tachos y el mal estado de algunas veredas; y la venta de edificios y casas históricas de Balvanera y San Cristóbal

Sin embargo, Eva denunció que tiene la sospecha de que los mantienen ocupados con esos tópicos, sin facilitarles desde el Gobierno porteño soluciones concretas, para mantenerlos entretenidos pidiendo por esas cosas que deberían estar resueltas, para que “ellos puedan seguir haciendo lo que quieren libremente”. Pero confirmó que van a seguir insistiendo en resolverlas: “Lo que le puedo decir a las personas que quieran participar de las reuniones es que vamos a insistir. Yo no me voy a sumar al cajoneo. Con cada pedido insistiré hasta que se haga algo. Y sino, vamos a buscar los canales legales que correspondan para que se cumpla la ley, porque yo ya no quiero vivir en un lugar donde no se cumpla”.

Al respecto, Agustín opinó: “El consejo es un espacio de pensamiento. La política es una herramienta de construcción comunitaria, una cuestión de poder cambiar la cultura para bien. Hay un montón de cosas que tienen que ser tratadas en estos barrios, y tienen que ser tratadas en comunidad porque la decisión de dos gatos locos no puede sobreponerse a los 300 mil habitantes que tiene la comuna. Nuestra idea es que las condiciones se regularicen, que los vecinos puedan ejercer su derecho y aprovechar los espacios en común”. Por último, invitaron a todos los residentes de la Comuna 3 y a las organizaciones sociales, políticas y barriales de la zona a formar parte del Consejo Consultivo Comunal para tratar los tópicos en conjunto.