Más de 50 asociaciones vecinales y ambientales repudiaron la creación de la Agencia de Bienes

imagesAseguran que el proceso por el cual se constituyó este organismo que habilita la venta, concesión y canje de inmuebles y parques de la Ciudad estuvo plagado de irregularidades e incumple la Ley Orgánica de Comunas por la cual son los vecinos quienes deben decidir sobre el destino de los bienes y uso de los bienes comunes. El Movimiento Buenos Aires no se vende, que reúne a más de 50 organizaciones vecinales, políticas y ambientales de la Ciudad emitió una declaración donde repudia la creación de la Agencia de Bienes Sociedad del Estado, aprobada por 42 legisladores en la sesión del 9 de junio.

“Los vecinos de la ciudad de Buenos Aires decimos NO al Gobierno y a los Legisladores que votaron la creación de una Agencia destinada a rematar los bienes públicos de la ciudad” aseguran en el comunicado donde reafirman que la decisión sobre el uso y destino de los Bienes Públicos es un Derecho Ciudadano.

Según denuncian las organizaciones, la Agencia podrá negociar, previa negociación con la Legislatura, la compra, venta, alquiler, concesión y canje de inmuebles y parques de nuestros barrios. “Con esta Agencia y las Corporaciones del Sur y Puerto Madero nos terminan de quitar a los ciudadanos, habitantes y usuarios de la ciudad, toda posibilidad de participar democráticamente en las decisiones sobre el destino y uso de los bienes comunes” aseguran.

Para Buenos Aires no se Vende, a través de la creación de esta Agencia, considerada una gran inmobiliaria de los bienes de la Ciudad, se violan los derechos establecidos en la Constitución de la Ciudad y, principalmente, en la Ley Orgánica de Comunas.
“El Gobierno de la Ciudad con el apoyo de 42 Legisladores, pretende impedirnos el ejercicio de ese derecho, poniendo a disposición de unos pocos, la facultad de definir qué se hará con los bienes que son nuestros, que necesitamos y que mantenemos con nuestros impuestos”. De esta manera, aseguran las organizaciones, los bienes de la ciudad pasarán a satisfacer los intereses de los grandes negocios inmobiliarios de la región, en lugar de atender las múltiples necesidades ciudadanas; tales como espacios verdes, campos deportivos, escuelas, jardines infantiles, hospitales, centros de salud públicos y centros culturales, entre otros. “Estos bienes van a terminar en manos de empresarios inmobiliarios que ni siquiera conocen nuestros barrios” denuncian.

Para fundamentar tal posición Buenos Aires no se Vende se basó, entre otros indicios, en las declaraciones vertidas al diario La Nación de Federico Weil, una de las desarrolladoras de edificios de Puerto Madero, quien, en una entrevista brindada al diario en Febrero de este año, aseguró que en estos años “va a haber una movilización de tierra urbana valiosa como hace mucho no vemos. Ya hay anuncios del gobierno de la ciudad de que van a vender fracciones de tierra muy bien ubicadas, que se van a subastar para que las compren desarrolladores”.

A su vez, las organizaciones criticaron la política del gobierno porteño de creación de “Polos”, como el Audiovisual, o el Tecnológico, ya que solo sirven para exceptuar del pago de impuestos a las empresas que, a su vez, se benefician de bienes públicos.

Por estos motivos, las más de 50 organizaciones que conforman este agrupamiento, adelantaron que se opondrán a las decisiones que esta Agencia tome sobre los bienes públicos y exigirán la participación directa de los vecinos y de los Consejos Consultivos Comunales para definir el uso y destino de cada bien público que posea la ciudad

Deja un comentario