Malestar por la exclusión de los juntistas en la inauguración de la Sede Comunal 3

Comuneros de distintos partidos políticos rechazaron la metodología empleada por el Gobierno de la Ciudad para la organización de la apertura de la nueva sede comunal en Spinetto Shopping.

El jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, la vicepresidenta Gabriela Michetti, el vicejefe de Gobierno Diego Santilli, el jefe de Gabinete porteño Felipe Miguel y otros funcionarios, que estuvieron presentes el martes 23 por la mañana cuando se inauguró la nueva sede de la Comuna 3 en la esquina de Alsina y Pichincha, se mostraron sonrientes y satisfechos en la presentación de la nueva obra.

Pero, las cosas no fueron de la misma manera para los representantes comunales. Los comuneros rechazaron la metodología implementada por la Dirección de Protocolo del Gobierno porteño para llevar a cabo el acto porque fueron excluidos de formar parte de la inauguración.

Las primeras manifestaciones llegaron por parte de comuneros pertenecientes al partido gobernante. “Yo soy de cambiemos, este es mi segunda mandato y es la primera vez que me faltan el respeto de esta forma”, afirmo la juntista María Santiago en diálogo con la periodista Gloria Llopiz Ortiz, del programa radial Buenos Vecinos.

La Comunera contó que personal de Protocolo le impidió a ella y a sus colegas estar presentes junto con las autoridades para la inaugurar de la nueva sede. “Nos colocaron con el público detrás de una cinta”, agregó.

El presidente de la Junta Comunal, Carlos Breyaui, intentó ofrecer sus disculpas, pero no supo explicar la decisión del Poder Ejecutivo.

Molesta por los hechos y la falta de explicación, María Santiago decidió retirarse de la actividad. “Si nos faltan el respeto de esta forma yo no tengo nada que inaugurar”, manifestó.

“Coincido en todo con María Santiago”, afirmó la comunera Verónica Bruk en diálogo con Abran Paso. Decidió quedarse en el acto, pero denunció que intentaron dejarla en un corralito; “Finalmente no lo lograron, pero nunca fuimos presentados. Les dije que yo era funcionario público tanto como ellos, que fui votada por la gente”, destacó.

La comunera de cambiemos, María Santiago, intensificó sus cuestionamientos al Gobierno porteño cuando sostuvo que “a  los comuneros nos faltan el respeto desde hace mucho tiempo. Nosotros tenemos un rol que cumplir, pero no se nos permite porque el Gobierno de la Ciudad se arroga todas la facultades, toma todas las decisiones y no tiene en cuenta nada de lo que nosotros digamos, salvo algún que otro proyecto que podamos trabajar con los vecinos”.

“Yo soy comunera desde 2011, presenté muchos expedientes y notas exigiendo el cumplimiento de la Ley, cuestionando la forma de tomar decisiones y el avance del Ejecutivo sobre las comunas, arrogándose competencias que no le son propias, y jamás recibí ni una sola respuesta”, consideró la Juntista y, adelantó que presentará una nueva nota para manifestar su inconformidad con la organización del acto de apertura de la nueva sede comunal.

Para culminar, dejó en claro hasta donde está dispuesta a llegar si las cosas continua de esta manera, “honestamente, si yo no puedo representar a los vecinos de mi barrio, lo más probable, es que renuncie”.