Luego de la tragedia de Time Warp, buscan garantizar el suministro de agua en todos los espectáculos nocturnos

barra.jpg_1572130063Todo local bailable o evento masivo deberá contar con expendedores en distintos puntos del predio y en la barra durante todo el espectáculo. En caso que el organizador incumpla lo pautado, deberá abonar una multa de hasta trescientos mil pesos y sufrirá la clausura inmediata de los establecimientos. La propuesta espera ser discutida en la Legislatura la semana próxima.

La reciente tragedia de Costa Salguero en cuyo marco perdieron la vida cinco jóvenes y otros tres permanecen en grave estado, puso en evidencia el mercado del agua que, en torno a las actividades nocturnas, generan empresarios inescrupulosos que lucran con la salud y el bienestar de las personas.

Según distintos testimonios relevados por el fiscal interviniente en la causa penal, la red de agua corriente se cerró entrada la madrugada y había que hacer colas de hasta una hora para poder comprar botellas de agua en las barras por las que, esa noche, llegaron a pagarse hasta cien pesos. Según datos de la Agencia Gubernamental de Control había un solo dispenser de acceso público.

Sin dudas, se trató de un conjunto de maniobras susceptibles de ser calificadas de criminales, en un contexto signado por el hacinamiento, el extremo calor, la falta de ventilación y el consumo masivo de drogas sintéticas que producen el efecto de la deshidratación.

Sobre este particular, la Legislatura dio un paso importante cuando en mayo de 2008 reformó el Código de Faltas para incorporar la figura del corte del agua fría en los sanitarios de los establecimientos bailables, incrementando la pena de multa y agregando la de clausura para el supuesto de no disponer en su reemplazo, de expendedores de agua gratuitos.

“Ante la gravedad de lo ocurrido, consideramos que esa normativa incumplida durante la fatídica noche, exige ser revisada para obligar directamente a los organizadores de eventos masivos y titulares de locales bailables a suministrar agua potable en forma totalmente libre y gratuita. No sólo por medio de las canillas de los baños, sino también y fundamentalmente, a través de las barras de bebida y la colocación de dispensers en un número adecuado a la capacidad del lugar” asegura Roy Cortina, autor de la iniciativa.

“Ese es el sentido del proyecto que estamos presentando que fija como sanciones multas actualizables de hasta trescientos mil pesos y la clausura inmediata de los establecimientos que, en el caso de los locales bailables, se puede extender hasta noventa días”.

Además, la ley prevé que el monto vaya en incremento ante la reincidencia y, como respuesta a una tercera infracción, el cierre definitivo o la negativa de nuevos permisos especiales para realizar eventos masivos en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

“El acceso al agua potable no puede estar sujeto al poder adquisitivo de las personas ni a un afán maximizador de las ganancias del sector privado” reafirma el legislador del Partido Socialista. “Es un derecho en sí mismo que está intrínsecamente vinculado con el derecho a la salud integral que consagra el artículo 20 de la Constitución porteña, vinculándolo explícitamente con la satisfacción de las necesidades elementales de las personas”.