Los trabajadores del Hospital Ricardo Gutiérrez denuncian vaciamiento

Bajo la consigna “Los niños no pueden esperar más”, la Asociación de Profesionales del Hospital de Niños brindó una conferencia de prensa donde relataron la situación de crisis que vive el centro de salud y exigieron ser escuchados por el gobierno porteño. “Estamos trabajando con la mitad de las enfermeras necesarias” denuncian los médicos.

“Hay una intención del Gobierno de la Ciudad de reducir la cantidad de profesionales de los hospitales públicos”. Silvia Di Francesco, médica y presidenta de la Asociación de Profesionales del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez es contundente. La conclusión sobre el estado de uno de los nosocomios más importantes del país es contundente, y Silvia da sus fundamentos, entre los que se encuentran demoras en los turnos que van de seis meses o un año de espera.

“Para un niño que no habla o que no camina implica un daño que no se recupera jamás. Esa misma espera para la inmensa cantidad de niñas que sufrieron un abuso sexual intrafamiliar, implica una re traumatización” advierte.  “Un adolescente que se corta y se quiere matar, y no puede ser asistido en ningún Hospital, corre un altísimo riesgo de vida. La violencia familiar es un problema de Salud pública. Si no se interviene a tiempo implica peligro de vida” aclara Di Francesco

El problema, tal lo relatan los trabajadores, tiene una respuesta muy concreta: falta de personal. “Un servicio social con cinco Trabajadoras sociales de Planta no puede dar respuesta a las necesidades de las 22 Unidades de Internación con 300 niños internados y a los 54 Servicios de Consultorios Externos” advierten a través de un comunicado. “Los niños y adolescentes con discapacidades neurológicas (que son la mayoría de las discapacidades), con epilepsia y con autismo no pueden ser atendidos. El Servicio de Neurología está desmantelado con sólo 4 Profesionales porque no se reponen las horas de los médicos que se jubilaron. A esto se agrega el cierre de la Residencia por decisión de las autoridades”.

Según relata Silvia, el Hospital está funcionando con la mitad de las Enfermeras necesarias ya que por los bajos salarios optan por el sector privado. La cocina del Hospital está tercerizada. Permanece cerrada hace más de dos años. La comida que llega es escasa, de baja calidad y muchas veces está fermentada. El Pabellón de los 70 Profesionales de Guardia diarios, no tiene agua caliente, no tiene sábanas y tiene todos los sanitarios rotos. A esto se le suma que la Biblioteca del Hospital que contribuye a la formación de Profesionales  de Pediatría y otras especialidades pediátricas, es sostenida principalmente por la Asociación de Profesionales y no por el Gobierno de la Ciudad. “El precio de cada cartel de campaña política electoral reemplaza a lo que varios niños necesitan para una atención digna y determinante para su salud y su vida” denuncian los médicos del Hospital.

Por eso, en la conferencia de prensa brindada hoy al mediodía, reclamaron más nombramientos para Servicio Social, Neurología y Salud Mental, mejoras edilicias del Pabellón de Guardia, reapertura de la Cocina del Hospital y nombramientos para la Biblioteca. “Que el gobierno nos escuché, y que no nos persiga con sumarios, como viene haciendo” reclamó Di Francesco.