“Los senegaleses contaron que nunca sintieron tanto miedo en su vida”

Segunda parte de la intervención con la comunidad senegalesa que brindó Demián Zayat, coordinador del Programa Contra la Violencia Institucional de la Ciudad.

A partir de marzo se puso en función la transferencia de competencias a la nueva Policía de la Ciudad. Desde entonces la figura de “resistencia a la autoridad” pasó a ser un delito manejado por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El funcionario afirmó que eso provocó algunos cambios en la metodología de trabajo de la fuerza. Con esta modificación metodológica las causas no son sólo por “resistencia”, sino también por violación a la Ley de Marcas y allí debe intervenir un Juzgado Federal.

“Siempre se va moviendo el arco para permitir a la policía tener mayor discrecionalidad sobre la detención de los vendedores senegaleses. Los juzgados pocas veces tienen un control muy detallado de este tipo de causas. Creen que son causas muy menores y a veces hacen sobreseimientos automáticos”, describe.

A principios de abril se sucedieron una serie de detenciones y situaciones violentas contra los vendedores africanos por parte de inspectores de Espacio Público en el barrio de Flores.

El  sábado 8 de ese mes, Zayat se contactó con uno de los senegaleses y fue a la zona para hacerle una entrevista. “Ese día yo estuve presente cuando empezó una razia muy violenta contra vendedores”, recuerda. “Hubo cierta reacción popular; eso fue muy interesante”, relata. La mayoría de los vendedores de la avenida Avellaneda comenzaron a criticar a los policías; les pidieron que dejen de perseguir a los senegaleses y que se vayan. Luego se realizó un corte que fue desarmado por más de 200 policías, asistidos por camiones de infantería.

Comenzaron a detener a senegaleses sólo por el hecho de ser negros. Unos policías realizaron una persecución contra algunos vendedores y Zayat los siguió y observó como los agarraron y los llevaron a una galería. Allí uno de los policías le dice a otro: “Llamen a los inspectores así les hacen las faltas”, su compañero le contestó que no estaban los inspectores. Como la intención era detenerlos, discuten entre ellos con que figura lo van a realizar el procedimiento. Uno opinaba que  por el artículo 83 del Código Contravencional y el otro, por la Ley de Marcas. Revisaron su mercadería para ver si tenía marcas y finalmente les iniciaron una causa por “Resistencia a la autoridad”.

Para el coordinador del Programa esta política tiene como objetivo empezar a acumular causas contra los senegaleses, ya que, con el cambio del DNU migratorio, se complica su la situación migratoria.

Demian Zayat puede contar historias muy duras de casos de discriminación. “Los senegaleses me contaron que nunca sintieron tanto miedo en su vida.

La Policía de la Ciudad va viendo de qué manera puede criminalizar a los vendedores senegaleses,  utilizan el Art. 83 del Código Contravencional, Resistencia a la Autoridad o Marcas porque hay una decisión clara que no haya vendedores en la vía pública y en base a eso hacen lo que consideren necesario.

Deja un comentario