Los manteros de Once reclamaron junto a los movimientos sociales

En plena asamble. Los vendedores ambulantes de Once se sumaron al reclamo de los movimientos sociales.

Realizaron una asamblea y una olla popular en Plaza Miserere para exigir respuestas para los trabajadores de la economía popular. 

Los vendedores ambulantes no son una excepción con respecto a la perdida del poder adquisitivo que viven los trabajadores en Argentina. La situación precaria de los manteros se agravó con la devaluación y el aumento de precios. Por eso decidieron confluir con los movimientos sociales que manifestaron masivamente la semana pasada.

“Ante el ajuste escandaloso del Gobierno Nacional y las respuestas tardías e insuficientes al verse desplazado por el voto popular, nos convocamos a una Asamblea y Olla Popular”, afirmó la organización Vendedores Ambulantes Libres de Once en un comunicado. 

Junto a otros movimientos de la economía popular reclamaron aumento del salario social complementario en la misma proporción que el salario mínimo, vital y móvil, en un 50%. También solicitaron participar del Consejo del Salario. A su vez, exigieron un aumento del 40 % de las partidas para meriendas y almuerzo de los comedores, asignación del mismo bono de $2000 que se anunció para el sector formal, cese de las suspensiones de los programas laborales, mayor oferta para la economía popular, sanción de la ley de Emergencia Alimentaria, prórroga de la Emergencia Social y aumento extraordinario para las jubilaciones y pensiones mínimas.

Por otro lado, manifestaron su reclamos particulares. Cese de la represión a los vendedores, manteros, artesanos, artistas, feriantes y cuidacoches en la Ciudad de Buenos Aires, habilitar corredores de venta y nuevas ferias, reguladas y controladas por el estado y los propios trabajadores, cese la persecución y criminalización a los trabajadores artesanos reprimidos y detenidos en San Telmo, financiamiento para capacitación laboral y formación de cooperativas con el fin de reconvertir el rubro de los trabajadores de la vía pública que lo deseen, permiso para realizar festivales y ferias quincenales en Plaza Miserere, Liniers y Parque Patricios.

Las medidas de fuerza se incrementarán si no hay respuesta por parte del Poder Ejecutivo. Los vendedores ambulantes de Once volverán a ser parte del reclamo social.