Los comerciantes de avenida Entre Ríos frente a la caída del consumo

Los comerciantes del barrio se enfrentan a un contexto complejo. Sin ventas, todo resulta más difícil y las medidas de ayuda por parte del Estado no alcanzan.

Matías Almazare es propietario de Calzados Baccarat. El comercio lleva 30 años en le barrio, sobre avenida Entre Ríos al 500. Matías es segunda generación, su padre le pasó el negocio y lo combina con sus estudios en la carrera de Sociología de la UBA.

“Siempre tuve una vinculación con le comercio, en este momento se hace difícil continuar”, comentó Matías y agregó que las tarjetas de crédito y el programa Ahora 12, “ayudan a tener ventas pero hoy no alcanza. Hace dos años atrás estaba bien”.

La complejidad actual se vincula a que las tasas de las tarjetas de créditos son muy altas y, sostener las tres cuotas sin interés son costos financieros muy grandes que debe absorber el comerciante. Eso antes no ocurría.

El comercio electrónico aparece como una oportunidad para sortear la crisis en la caída de las ventas. “Tengo una tienda online que de no tenerla no hubiera podido compensar la falta de venta en el local”, explicó el comerciante y comentó que tratan de fomentarlo en la Asociación de Comerciantes de Avenida Entre Ríos, “intentamos que, además del local abierto, tengan una página, redes sociales y tengan una tienda en Mercado Libre”.

Esta situación, conlleva un dilema significativo. Mantener una local abierto al público implica un nivel de gasto muy alto, ¿conviene mantenerlo cuando se puede cerrar y vender online? “Lo pienso muchas veces por día”, sostuvo Matías y luego reflexionó que “no es lo mismo que alguien compre un producto sabiendo que hay una marca o un comercio que respalda ese producto, que está en un lugar físico y podes ir a reclamar o cambiar, a que se compre y el que vende sea un desconocido en un departamento, en vaya uno a saber donde”.

La tendencia del mercado parece girar al comercio electrónico, pero no es algo sencillo. “No es tan barato vender por comercio electrónico”, afirmó Matías. “Es un gran negocio de Mercado Libre, el comercio paga una comisión del 13 o 14 %, más impuestos y costo de envío. Es algo para ir pensando cómo formar precios a partir de la publicación y como sostener una coherencia entre eso y lo que se vende en el local”, agregó.

La reducción en el impuesto a los Ingresos Brutos o el anuncio de un plan de créditos para la PyMES anunciado por los Gobiernos de la Ciudad y de la Nación respectivamente no alcanzan mientras se mantenga la contracción de la economía y la reducción del consumo. “No sirve de nada tomar deuda si no se crea una demanda y la demanda está caída. No tomaría deuda con un banco si no sé si dentro de 6 meses voy a poder pagar”, señaló Almazare.