Los chicos arreglan la plaza (Nota 2)

descarga (22)El cuatro de diciembre publicamos la primera parte de la entrevista que mantuvimos con los chicos que se encargan de cuidar la plaza Velasco Ibarra. Hoy te contamos un poco más de la charla que tuvimos con ellos.

Once de la mañana en pleno corazón de Balvanera, el calor se hace sentir en la plaza, pero eso no achicó a los vecinos para sembrar un limonero junto a la huerta que sostienen “los pibes” de la plaza.

Terminó la siembra y todos se sientan en las mesas de cemento a tomar un merecido descanso y charlar sobre la situación del barrio. Lo chicos no disimulan su enojo con el presidente de la comuna, pero en el intercambio surgen nuevas propuestas. Aparece la idea de hacer un torneo de fútbol y una jornada recreativa.

En ese momento tomamos contacto con uno de ellos que prefiere no dar su nombre ni salir en cámara para evitar posible represalias por parte de las autoridades.

“Hace dos año que esperamos la ruedita de la calecita. Vinieron, le pusieron un poco de pintura, le sacaron unas fotos y se fueron”, dice.

“Ese gancho es viejo”, advierte mientras señala el poste que sostiene una de las hamacas. “La cadena es nueva, tiene menos de un mes, pero mirá cómo se gastó el hierro, está a punto de cortarse”, agrega.

En el juego de al lado se encuentra una madre con su hija que refuerza la denuncia del joven, “hace rato que la vengo trayendo a la plaza y eso hace tiempo que está ahí. Yo no la utilizo, pero hay gente que viene y lo usa”.

“Los ganchos de juego para treparse están todos rotos, se dan vuelta y los chicos se caen”, destaca el muchacho y muestra una tabla a punto de quebrarse, que también puede golpear a un niño. Luego nos muestra que las escaleras colgantes tienen las cadenas cortadas y están oxidadas.

“Esto lo pintaron. Les pedí por favor que no lo haga y lo hicieron. Eso está podrido y se puede caer en la cabeza de alguna criatura. Le sacaron fotos como que lo hicieron nuevo, ahora lo volvieron hacer”, sostiene mientras indica la cantidad de maderas dañadas que existen en una estructura ubicada en uno de los extremos de la plaza.

En la próxima nota profundizaremos sobre las razones por las cuales los jóvenes no quieren exponerse y denuncian persecuciones por parte de las autoridades.